• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, trabajo actualmente en Softek Translation y mi peor droga es el fansubbing. Además, soy la coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

    • #TraduCV Translator, localizer and tester English>Spanish. Technical, software, marketing, fashion. Experienced in transcreation. 1 month ago
  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a otros 5.688 seguidores

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

La importancia de la lengua materna en la traducción

Leyendo el debate sobre el doblaje de películas en España en el blog de Bartman de Jesús Álvaro (gracias Verónica por compartirlo vía Twitter) me he encontrado con las siguientes declaraciones de Ángel Gabilondo, Ministro de Educación español, donde propone revisar el doblaje para mejorar el nivel de inglés en los españoles.

Todo esto me parece muy bien: está claro que en España no tenemos cultura de idiomas y que hay muy poca gente que sepa manejarse y desenvolverse bien en una segunda lengua extranjera. Eso ya lo sabemos todos. Pero hay una cosa que me hace gracia y no deja de resultarme irónico, y es el poco cuidado y el poco énfasis que ponemos en nuestro propio idioma. Antes de preocuparnos por cuántos idiomas extranjeros sabemos, deberíamos preocuparnos por el nivel que tenemos de nuestra propia lengua, que en España es bastante pésimo y está más que demostrado. No dejo de ver en las noticias comentarios sobre lo mal que escribimos los españoles y lo (casi) catastrófico de la situación en cuanto a ortografía se refiere por la influencia de la escritura chat y móvil, sobre todo en niños y jóvenes. La manía de cambiar la c por las k (no sé a cuento de qué, porque ocupan exactamente lo mismo), no saber distinguir entre “haber” y “a ver” (fallo con el que me sangran los ojos y que por desgracia lo veo continuamente), escribir verbos compuestos sin hache, cambiar b por v alegremente, etc. Y de las tildes mejor ni hablamos, claro, eso ya es misión imposible. Lo peor es que estos fallos no se limitan a los niños pequeños y a los jóvenes (que me parece muy grave), sino que conocidos míos que han acabado o se están sacando una carrera también cometen fallos de este tipo, lo cual me parece una aberración. Está claro que eso es un problema de base: en los colegios no se hace lo suficiente para obligar a los niños a memorizar, no son lo suficientemente duros como para obligarlos a tener una ortografía limpia y libre de errores. Y desde luego, no son capaces de educarlos para irse a un diccionario o a una gramática cuando tengan dudas sobre ortografía. Porque encima, levantar el culo de la silla para ir a buscar un libro que ni te importa ni te interesa, cuesta trabajo.

Hay otro pequeño detalle. Si a los niños no se les obliga a fijar su lengua materna al tiempo que aprenden un idioma extranjero, terminan mezclando la ortografía de ambas lenguas. Algunos ejemplos (tanto de inglés como de francés): garaje / garage, gobierno / goverment (govierno), deber /devoir (dever), haber/ avoir (haver). No sé si os parecerá una chorrada, pero de estas me he encontrado a montones. Y sólo se soluciona a base de memorizar, cosa que parece que cada vez se practica menos. Porque leer ayuda mucho, pero resulta que siempre no es efectivo para ayudar a mejorar las faltas de ortografía. Tengo un conocido cuya pasión por la lectura era bestial, y a pesar de engullir libros y libros, tenía unas faltas para morirse. Y las preguntas eran del tipo: ¿Huelva se escribe con b o con v?

Y ahora retomo mi primera idea. Me parece un fallo pensar que aprender una lengua extranjera es más importante que dominar la tuya propia, y esto nos lo tenemos que aplicar los traductores con especial ahínco. Tenemos que conocer muy a fondo los idiomas con los que trabajamos con todo lo que ello implica (cultura, costumbres, etc.), pero jamás de los jamases podemos descuidar el español; no olvidemos que, al fin y al cabo, trabajamos hacia nuestra lengua materna, y un buen resultado siempre va a depender del conocimiento que de ella tengamos. Una buena traducción tiene que sonar a español, no podemos dejar que haya interferencias. Si pensamos que las hay, lo mejor es pasársela a alguien que no tenga conocimiento de idiomas extranjeros (familiar, amigo, pareja) y pedirle que se lea el escrito y que te diga si ve algo que le suene “raro” para poder reformularlo.

Y si esto es importante en traducción, imaginaos en interpretación, donde tienes apenas unos segundos de reacción para reformular toda una manera de interpretar una realidad. El público te tiene que entender, y para poder entenderte, tienes que transmitir en español, y no en algo que se le parezca porque suena a español pero está construído en base a un montón de estructuras ajenas a nuestra manera de expresarnos.

No sé qué opináis vosotros, pero a mí desde luego me indigna leer declaraciones como las de Gabilondo. ¿Que hay que mejorar el nivel de aprendizaje de idiomas en España? Por supuesto. ¿Que se debe fomentar la salida de alumnos al extranjero en la ESO y en Bachiller? Lo veo buena idea, por qué no. Al fin y al cabo son experiencias y es una manera de abrir mundo a los jóvenes. ¿Que deciden imponer una prueba oral en selectividad para los idiomas extranjeros? Lo veo lógico, una lengua es algo vivo y la realidad es que se habla, aunque para eso habrá que obligar primero a los institutos y colegios a que las clases se den casi íntegras en el idioma, cosa que apenas se hace. Pero antes de preocuparnos por todo esto, vamos a preocuparnos por el nivel de lengua española, que al fin y al cabo, es nuestro vehículo primario de comunicación.  ¿Os imagináis presentaros a un proceso de selección de una empresa y ser capaces de pasar impecables una prueba de idioma, pero cometer varios fallos gordos durante la entrevista en español? (dequeísmos, laísmos, loísmos, usar palabras de manera incorrecta porque no sabéis su significado, pero “quedan bien”…). A mí me daría mucha vergüenza que me tiraran para atrás por no dominar mi idioma. ¿Y a vosotros?

About these ads
Entrada siguiente
Deja un comentario

30 comentarios

  1. Muy de acuerdo en todo. :) Yo no es que sea un máquina en inglés y en toda la cultura, pero al menos cuido todo lo posible el español y las carencias que pueda tener del idioma de partida las suplo documentándome. Precisamente lo bueno de los videojuegos es que puedes pillar el sentido original sin conocer todas las palabras y “transcrear” perfectamente todo en español. Y para eso hace falta que domines a la perfección la lengua materna, no el idioma de origen. :)

    Por cierto, que creo no te lo había dicho nunca, pero me encanta que la letra del blog sea muy grande. Se agradece mucho al leer. :)

    Responder
    • Muchas gracias por tu comentario Pablo. Sí, efectivamente las carencias se suplen gracias al dominio de la lengua materna. ¿Cuántas veces hemos visto un idiom y hemos dicho: “ay, cómo se dice esto en español”? Qué rabia que da cuando pasa eso. El mundo de los videojuegos tiene que ser la caña, me encantaría dedicarme a traducirlos como haces tú.

      Y gracias por el comentario sobre la letra. La verdad es que sí, la vista descansa bastante, aunque creo que es gracias a la nueva plantilla :D.

      Responder
  2. Sara Redondo Pizarro

     /  10 octubre, 2010

    Estoy totalmente de acuerdo. De hecho, creo que la educación bilingüe es otro error, las nuevas generaciones sabrán geografía e historia o biología en multitud de idiomas menos en el suyo propio. En fin, una pena.

    Responder
    • Gracias por tu comentario Sara. Como bien dices, es una pena que sepamos más de lo ajeno que de lo propio y que nos interesemos más por lo de fuera que por lo dentro.

      Responder
  3. Estoy totalmente de acuerdo con lo de que da vergüenza ver la forma de escribir de muchos, pero me veo en la obligación de hacer algunas aclaraciones en tu texto.

    Primero, dudo que ejemplos como estos que has puesto, donde la gente confunde g por j o v por b sean por culpa de un idioma extranjero: garaje / garage, gobierno / goverment (govierno), deber /devoir (dever), haber/ avoir (haver)
    Conozco muchíiiisima gente que comete estos errores y no saben hablar ni inglés ni francés. Muchos en mi colegio escribían govierno cuando aún no sabían ni decir dos frases seguidas en inglés. Lo único que podría decirte que puede que pase en las zonas donde se habla catalán es que la gente lo haga por influencia del catalán, pero claro, ¿por qué también pasa en lugares donde no se habla? Yo creo que el problema es, simplemente, lo que decías, la gente no aprende a memorizar.

    Por otro lado, creo que, en parte, el otro fallo de lo mal que escribe la gente (además de la M**** de educación que están implantando, sobre todo desde la ESO, donde pueden presentar un examen con faltas y no pasa nada (a mí en historia, literatura y lenguaje, si tenía cuatro faltas, me bajaban un punto, y en la carrera de traducción, con dos graves, te suspendían directamente), ¡¡¡el que LA GENTE NO LEE!!! Parece mentira, pero leer libros es una forma de ayudarte a «memorizar». Porque si ves la misma palabra escrita cien veces, llegará un momento en que se te quedará en la retina y, cuando te toque escribirla, la escribirás bien. Conozco a mucha gente que son completos «inútiles» con los idiomas, pero que escriben bien porque devoran libros. Y creo que leer es muy importante.

    Otra cosa. Lo que decías que, al hacer una entrevista y que haya gente que cometa fallos como leísmos y cosas así. Quiero comentar que, a la hora de hablar, si eres de Valladolid, se te está permitido hacer leísmos, porque tu “dialecto” los tiene. O uno de Asturias que use el pasado para todo, aunque le haya pasado esta mañana, porque así es su dialecto oral. Otra cosa es que, a la hora de escribir una carta de presentación o el currículum o una prueba de traducción, también los hagan. Hay que diferenciar la lengua escrita de la oral. Por la misma razón que si eres de Madrid dirás que llevas zapatillas en vez de deportivas/tenis o si eres de Canarias dirás que has venido en guagua y no en autobús. O por lo menos es así como me lo enseñaron en la universidad.

    Por último, decirte que si crees que en España la gente habla mal y escribe peor, vente a Reino Unido, porque es deprimente. A lo mejor en España confunden una v por una b, porque bueno, al fin y al cabo, se pronuncian igual. En UK no saben escribir palabras enteras, y te encuentras en correos formales de TU JEFE, al cual le han dado un ascenso y a ti no (por no ser nativa), cosas como “definatly” (en vez de definitely) There coming here (en vez de They are coming here) o the dog ate it’s food (en vez de the dog ate its food) y así, te puedo dar montones de ejemplos que son aún peores que los españoles (por no decirte que no entiendo los sms que el hermano de mi novio el envía a él porque está todo lleno de símbolos y números sustituyendo palabras).
    Así que, con esto, echaré la culpa también a las nuevas tecnologías ;)

    Pero sí, hay que darle caña a los chavales para que aprendan a escribir bien, que es una vergüenza cómo escriben algunos. Y, de paso, poner como profesores de inglés, gente que haya pasado, al menos, un año en el extranjero, que con gente que apenas sabe hablar inglés, ¿cómo se supone que nos van a enseñar bien inglés? Yo jamás tuve una profesora de inglés que realmente dominase el inglés, bueno, miento, la de 6º o 7º era buena y lo hablaba muy bien. Así que, en 1º de BUP, me puse una profe particular inglesa, y cuando hacía 3º de BUP corregía a mi profesor del instituto porque se equivocaba y decía cosas que estaban mal… Así de pedorra era yo ;)

    Responder
    • Muchas gracias por tu comentario y por las aclaraciones Curri. En algunas te doy la razón, como lo de que cometer errores ortográficos no es necesariamente influencia de otros idiomas (yo lo pongo como una opción porque pienso que en algunas ocasiones sí que influye) o el tema de los leísmos, laísmos y loísmos, aunque eso no quita que la gente intente evitarlos (me choca escucharlos en los telediarios, por ejemplo, donde se supone que tienen que usar un español estándar correcto).

      Desde luego, estoy totalmente de acuerdo contigo en que el fallo está sin duda en la m***** de educación que están implantando, como bien dices (a mí también me restaban puntos por faltas en el instituto), y que la gente no quiere memorizar, porque total, pa’ qué.

      De lo de los ingleses había oído cosas, ¡¡pero no sabía que era TAN DESASTROSO!! Me has dejado muerta, muchas gracias por la información. A ver si un día escribo sobre el lenguaje sms de los árabes, eso sí que es para pegarse un tiro…

      Ah, y +1 también al comentario sobre el tema del profesorado de inglés ;).

      Responder
      • ¡Hola, Eva! Qué casualidad, yo también hice B inglés y C árabe (¡y también pasé mi veranito en Damasco! :D). Estaré atenta a cuando hables del lenguaje SMS en árabe, la verdad es que nunca me había planteado cómo lo harían :). ¡Un saludo y enhorabuena por el blog!

        Responder
    • Eeeeh, que yo soy un “producto de la ESO” y creo que no escrivo tan mal, ¿no? xD

      Te doy toda la razón en lo de leer y memorizar palabras a base de constancia, Curri. Es que es verdad, a poco que leas, aunque no tengas mucha idea de ortografía, te chocaría muchísimo luego escribir o ver una palabra con hache cuando no la lleva y viceversa. Aunque ojo, que hay que ir con pies de plomo, ya que muchas veces veo “aún así” cuando en realidad es “aun así”, pues ese “aun” es de “a pesar de que”, no de “todavía”. Pero en general, aunque leas el Marca, la Superpop (¿existe todavía? Se la veía a mi hermana :P), lo importante es leer lo que sea, que aunque no sea leer a un gran escritor, siempre será mejor que no leer nada.

      Responder
      • Yo también soy un producto de la ESO, y a mí me bajaban por faltas de ortografía: 0,25 por cada una en la ESO y 0,5 en bachiller. Aunque gracias al Padre Turpín (sí, estudié en un colegio de curas hasta 2º ESO) y a su dureza y exigencia en las clases aprendí ortografía con pulidora. Con ese hombre no pasabas de curso mientras tuvieras faltas, y las revisiones de libreta imponían una cosa mala…
        ¿El “escrivo” lo has puesto a propósito con v? xD

        Responder
    • Pedro Benítez

       /  8 diciembre, 2010

      ¡Buena entrada! Pero quiero comentar a Curri y corroborar lo que dice.

      En Irlanda, donde yo vivo, la gente también PASA OLÍMPICAMENTE. Usan símbolos, siglas y números para construir frases enteras y cometen faltas gramaticales y ortográficas GARRAFALES. Vamos, que su pronunciación será muy buena porque son nativos (y a veces ni eso… Ejemplo: terti para thirty), pero creo que muchas veces tengo mejor gramática que ellos… Además, aquí omiten muchísimo los sujetos (“am good”, “is Thursday”) y los auxiliares (“what you like?”), por no hablar de la inversión en interrogativa… que es prácticamente inexistente (“You could give me some chocolate?”)

      Vamos, que en todos los países hay gente que se preocupe por cuidar su lengua y otra que no… Y lo peor es que los segundos son más… XD

      Responder
  4. David

     /  11 octubre, 2010

    Bueno, pues primero, qué buena entrada y qué buen blog. Le di una ojeada rápida y me parece interesante.
    Segundo, yo creo que en gran parte se debe a la “inmediatez” de la comunicación que se ha venido esparciendo. Sería mejor que se demoraran 5 segundos más releyendo la frase que van a poner en Facebook o el mensaje que se va a enviar por el messenger, ¿no? Está bien que no todos somos lingüísticas, pero no está mal preocuparse por decir bien lo que se quiere expresar.
    En cuanto al messenger, lo que más me ha sorprendido siempre es la falta de diferenciar “ay”, “ahí” y “hay” y las comas perdidas. ¿Qué hacen ustedes cuando están en una conversación y en lugar de que les digan “No, es cierto” les dicen “No es cierto”?
    Bueno, eso era todo y gracias por la entrada. Un blog más para agregar al Reader.

    Responder
    • David

       /  11 octubre, 2010

      Para muestra un botón, ahí se fueron par de errores. Justo en el ejemplo.

      Responder
      • ¡Gracias por pasarte y comentar!
        Sí, la verdad es que lo del messenger es un desastre. Entre los hay, ay, ahí, las comas inexistentes, el komo, k, xk, verbos compuestos sin h… parece que nos cobran por palabra emitida xD. Lo peor es que quien confunde esas palabras es porque no tiene ni la más remota idea de cuándo se usa cada una, sencillamente.
        Ah, ¡y gracias también por agregarme al reader! ^^

        Responder
    • «¿Qué hacen ustedes cuando están en una conversación y en lugar de que les digan “No, es cierto” les dicen “No es cierto”?»

      Yo lo que hago es resignarme. Ya he aceptado que, en cuestión de messengers y Facebooks, no hay otro remedio si no quieres perder la cordura. :-D

      Responder
  5. Hola!

    Una entrada muy interesante, aunque tengo que decir que estoy y no estoy de acuerdo contigo. No creo que en España tengamos un problema de idiomas o de cultura de idiomas. No es que los españoles poseamos un gen que nos hace impermeables a los idiomas extranjeros. La problemática de fondo es que llevamos desde los 90 encadenando una reforma educativa terrible después de otra, de forma que está saliendo a la calle gente, no ya que no sepa escribir bien, sino que no sabe “leer” ni tienen sentido crítico.

    Y no solo eso, porque gente inútil siempre ha habido. El problema gordo es que está entrando en la universidad gente que, hace años, ni la habría pisado. Todo eso se está traduciendo en una bajada enorme del nivel educativo de la población. Cuando eso sucede en titulos como Magisterio (he visto a profesores con el título y con las oposiciones aprobadas con unas falta de ortografía que os harían tener pesadillas), creas un círculo vicioso que hace que cada vez haya menos nivel, menor calidad en la educación y que el nivel de exigencia tiende a cero.

    ¿Solución? Habría que preocuparse menos por debates como el doblaje de las películas (muy interesante pero no soluciona el problema de fondo) y centrarnos en saber qué sistema educativo queremos. Ojo, que no es una cuestión de dinero solo. En comparación con Finlandia (el mejor sistema educativo de la OCDE), gastamos casi lo mismo por alumno. El problema es cómo lo usamos, la forma en que tratamos a los alumnos (igualando por debajo en lugar de intentar que todos lleguen al nivel establecido) y el tipo de profesores que formamos.

    Menudo rollo he soltado :D

    Responder
    • Hola Olli!!

      Gracias por tu comentario. Y de rollo nada, me encanta conocer las opiniones de los demás ;).

      Llevas toda la razón en lo del acceso a la universidad, que ya entra todo quisqui sin ningún tipo de criterio. Yo tuve una profesora en concreto que nos mandó un trabajo sobre unos capítulos de su tesis publicada, y aquello daba auténtica vergüenza. Unos ejemplos: “… nos obliga ha escribir”, “enrrollamiento”, y todo lo que acababa en mente con tilde (cláramente, própiamente), entre otras muchas. Y tengo las fotocopias aún por ahí. Todavía decía que si en el trabajo teníamos una sola falta nos suspendía. ¡Era algo surrealista! Y como bien dices, se iguala por debajo y se va a lo cómodo, en lugar de forzar al alumnado. En fin, así nos va :D.

      Responder
  6. ¡Buena entrada!

    Como alguien ya comentó en Twitter, hoy en día tenemos la opción de ver películas y series en el idioma original. No es necesario obligar a la gente a nada, lo importante es elegir y que cada uno haga lo que mejor le parezca.

    Debo reconocer que me sentido algo de vergüenza al leer tu entrada, porque yo a veces comento alguno de estos fallos de -b y -v por influencia del catalán (por ejemplo, gobierno-govern). ¡Pero bueno, para esto están los correctores! Quien escribe mal con un ordenador, es porque quiere, la verdad.

    Dominar bien tu lengua materna, como bien dices, es fundamental. Y creo que se le debería dar especial importancia a en las comunidades donde tenemos dos lenguas oficiales, porque si yo a veces me confundo y soy traductora, no quiero imaginar la cantidad de dudas que le pueden surgir a alguien que no se haya especializado en idiomas.

    Responder
    • Muchas gracias por tu comentario Ana, a eso mismo me refería con lo de las interferencias (somos humanos, a mí se me cruza en ocasiones el cable con alguna chorrada del inglés -y a la inversa- y cuando lo releo me llevo las manos a la cabeza, y no soy bilingüe). Por eso siempre es recomendable dejar reposar la tradu y volver a revisarla con la vista fresca, y si podemos pasársela a otra persona, mejor que mejor, porque siempre se nos escapan cosas ;).

      Responder
  7. Hola a todos:

    El problema es que la corrección gramatical, ortográfica, estilística, etc. en la expresión oral y escrita no está nada valorada. ¿A quién le importa que alguien sea capaz de escribir algo con todas las tildes, comas, puntos, etc. en su sitio? ¿A quién le importa que alguien sea capaz de expresarse con fluidez, naturalidad y corrección en su lengua materna? Absolutamente a nadie, excepto a los profesionales del lenguaje. Y ni siquiera a todos ellos: estas últimas semanas he estado leyendo una serie de reportajes y testimonios sobre jóvenes en paro publicados por El País (http://www.elpais.com/especial/preparados). Pues bien, la cantidad de faltas de todo tipo que descubrí en ellos era tal que no pude contenerme y les envié un e-mail advirtiéndoles de la pésima calidad lingüística de dichos artículos. A día de hoy todavía no he recibido respuesta ni se han molestado en corregir los errores que les indiqué en un artículo concreto (http://www.elpais.com/articulo/espana/Abuela/le/has/pedido/Virgen/elpepuesp/20100923elpepunac_15/Tes), y siguen publicando otros plagados de faltas.

    Por otro lado, no estoy de acuerdo con Curri en lo siguiente:

    «Quiero comentar que, a la hora de hablar, si eres de Valladolid, se te está permitido hacer leísmos, porque tu “dialecto” los tiene. O uno de Asturias que use el pasado para todo, aunque le haya pasado esta mañana, porque así es su dialecto oral. Otra cosa es que, a la hora de escribir una carta de presentación o el currículum o una prueba de traducción, también los hagan. Hay que diferenciar la lengua escrita de la oral. Por la misma razón que si eres de Madrid dirás que llevas zapatillas en vez de deportivas/tenis o si eres de Canarias dirás que has venido en guagua y no en autobús.»

    El leísmo y el laísmo son errores gramaticales los cometa quien los cometa. Porque los haga alguien de Valladolid o de Madrid no están más aceptados que si los comete alguien de Barcelona. Simplemente será más comprensible que los haga, pero no dejará de ser incorrecto. Personalmente, me parece inaceptable que alguien cometa ese tipo de errores en el ámbito profesional, tanto en la lengua oral como en la lengua escrita.

    No sé dónde radica el problema de que sobre todo las nuevas generaciones escriban tan mal. Al fin y al cabo, yo también soy un producto de la ESO, también vivo en una región con dos idiomas oficiales que he aprendido casi a la par, también escribo mensajes de móvil, etc. y, sin embargo, no voy dándole patadas al diccionario ni a la gramática. Supongo que la solución (o parte de ella) sería meter más caña lingüística en los centros de educación.

    Saludos,
    Isabel

    Responder
    • Hola Isabel:

      Completamente de acuerdo contigo. En los medios de comunicación cada vez se escribe peor. Lo triste es que el mail que les mandaste te lo podías haber ahorrado porque pasarán de ti. En el caso concreto de El País, cada vez se sustituye más a los periodistas de verdad por becarios que, en muchos casos, no tienen ni sueldo. Con eso cualquiera garantiza el nivel estilístico adecuado. Bastante tienen los pobres becarios con aguantar los latigazos.

      Y ojo, que no es que yo le tenga rabia a El País. Es algo que sucede en todos los medios de comunicación de España. Probablemente, el único que se libre sea RTVE y dependiendo del día…

      Responder
  8. Hola, Olli:

    Ya me imaginé que pasarían de mi e-mail, pero era tal la comezón que sentí al ver una falta tras otra que tuve que canalizarla y exteriorizarla de alguna manera. :-)

    De todas formas, ser becario no es motivo ni excusa para escribir mal. Y me llama poderosamente la atención que un medio de comunicación tan importante como El Pais (y, ciertamente, no es el único que cae en este pecado) tenga esa desidia en cuanto a la calidad lingüística de lo que publica. Menos mal que estamos nosotros para defender la lengua cervantina… xD

    Saludos lluviosos,
    Isabel

    Responder
    • Hola Isabel,

      ¡gracias por pasarte y comentar! ^^. Como bien dice Olli, a ellos les da igual lo que les podamos escribir. Hubo una temporada en que coleccionaba erratas de periódicos porque me chocaban bastante, y algunas eran tela… pero claro, con el presupuesto que tienen no pueden permitirse el lujo de contratar a un par de correctores para que revisen los artículos antes de ser publicados y que así les den la calidad que les falta por parte de los redactores.
      También es cierto que el trabajo de última hora y las prisas juegan malas pasadas (y posiblemente escudarán sus fallos en eso), pero para mí no es excusa: los traductores e intérpretes también estamos sometidos a mucha presión con los encargos de última hora y no tenemos margen de error porque si caemos en la brecha, seguramente no nos vuelvan a llamar.

      Responder
  9. Muy buena entrada. Tengo que decir que estoy de acuerdo en la falta de dominio de nuestra lengua por parte de los jóvenes de hoy en día. Las nuevas tecnologías, como los móviles y los chats, han influenciado muchísimo en ello, pero creo que la culpa es de las nuevas generaciones ayudadas por la, errónea, flexibilidad de la educación actual. Los que comentáis lo de las reformas educativas pésimas, yo soy LA generación de las reformas pésimas. Conmigo empezó la LOGSE, y todas las demás, yo he sido el conejillo de indias de todas y cada una de esas reformas y puedo decir que no tengo un nivel bajo de lengua española. Siempre nos machacaron mucho las tildes, las palabras acabadas en -aje, etc. Yo creo que, lamentablemente, las generaciones que están subiendo ahora han adquirido demasiado poder con su actitud pasota y, de manera muy equivocada, han sido los profesores y los padres los que se han amoldado a ellos. Les “permiten” maltratas a sus profesores e incluso a sus propios padres, consiguen tener móviles y consolas cuando a nosotros ni se nos pasaba por la cabeza que nos permitieran tenerlos. Básicamente se les permite ser incultos, no sé si es por el miedo o simplemente los dan por caso perdido y les dejan pasar de curso, pero no creo que ahora exista la dureza que nosotros hemos medio vivido en el mismo sistema educativo. Aun así, el lenguaje de messenger o de SMS no está reñido con el conocimiento gramatical y se debe poder diferenciar ambos lenguajes y saber cuándo usarlos.
    A pesar de eso, no creo que el aprender otras lenguas sea incompatible, yo he aprendido tres lenguas a la vez a lo largo de mi vida y te puedo asegurar que el inglés no ha sido nunca una interferencia. Con los años, al dominar más el idioma, a veces me vienen algunas palabras a la mente en inglés, pero son lapsus. El catalán en cambio sí que ha sido una interferencia, y no porque ser bilingüe sea un error, creo que es un privilegio y una suerte, sino porque resulta ser que las normas gramaticales en catalán suelen ser lo contrario al castellano. Eso no significa que mi conocimiento en ambas lenguas sea deficiente, simplemente durante el aprendizaje en el colegio he tenido que memorizar mejor ambas normativas y he cometido errores, lo cual es parte del aprendizaje. Tengo que añadir que el uso pobre de la gramática española no es algo que solo ocurra aquí. Tendrías que ver a algunos estadounidenses escribir, también cometen muchos errores, algunos porque no han aprendido bien la gramática, otros porque tienen palabras que suenan igual aunque se escriben diferente y tienen un lapsus.
    Estoy totalmente a favor de aprender otros idiomas porque es muy importante, y cuando uno se ha hecho mayor y viaja lo agradece muchísimo. No creo que para mejorar el conocimiento de nuestra propia lengua haya que dejar de lado las extranjeras.

    Responder
  10. Mi profesor de Castellano en la ESO nos hacía hacer una redacción semanal y era muy duro corrigiéndolas, nos hizo hacer estas redacciones porque teníamos muy mala puntuación y algunos no se expresaban bien. Él fue el que nos grabó en la mente su famosa frase: “me te se la los las nunca es sujeto”.
    Lo mismo tengo que decir de la universidad, los niveles de castellano eran muy buenos, y los de catalán durísimos, nos pedían nivel de corrector. Así que sigo basándome en lo que he comentado anteriormente.

    Sorry por el rollo que he soltado en un momento!

    Responder
  11. PiliHalliwell

     /  22 octubre, 2010

    Te paso mi artículo de mi blog (es que ya poner lo mismo en los distintos comentarios de blogs me canso jeje)

    http://yoqueriatrabajarenelcronica.wordpress.com/2010/10/08/vo-si-doblaje-tambien/

    Y te animo a que te apuntes a este grupo: http://www.facebook.com/#!/pages/VO-Si-Doblaje-tambien/159594007398363

    Responder
  12. Totalmente deacuerdo contigo! Te acabo de linkear en mi blog sobre doblaje: http://takeatakeescueladedoblaje.blogspot.com/2010/10/noticias-otro-que-levanta-la-postilla.html

    Un saludo!

    Responder
  13. Yurubi Arteaga

     /  8 enero, 2011

    Un saludo cordial desde Venezuela. Yo estudio idiomas modernos (inglés/francés) y de verdad existen equivocaciones, errores, confusiones o como se le pueda llamar que son inaceptables. Me refiero al ejemplo de “haber”- “avoir”= “haver”. Hay otras peores. Sin embargo pienso que el nivel de español que alcance cada persona dependerá de su potencial, disposición y diligencia al aprender su lengua materna o una lengua extranjera. Por ejemplo, en mi caso, nunca tuve una buena base de inglés ya que aqui en Venezuela son muy pocos los liceos en que dan bien inglés; no obstante debí esforzarme todavia más de lo necesario e interesarme mucho en el objeto de estudio.

    Responder
  14. Teresa

     /  14 abril, 2013

    Muy buena reflexión Eva María. Es muy interesante el artículo, pero penosa la ortografía.
    ¿Has escrito con faltas de ortografía por ironía? “compartilo”, “dintiguir”, entre otras. Pero y el apellido del sr. Gabilondo, ¿Por qué está en minúscula?
    Al margen de estas, las palabras procedentes de otras lenguas, aun utilizándolas como ejemplos, deberían aparecer en cursiva.
    Finalmente, en su último párrafo las preguntas comenzadas por “que” entiendo que cumplen la misma función gramatical. ¿Por qué las primeras están tildadas y la última no?

    Perdone mi insolencia. Yo soy la primera que me falta gran base en ortografía. Incluso con el corrector de -Microsoft Word- se me escapan errores garrafales. Pero no he podido callarme tras haber leído su artículo.

    Teresa

    Responder

¿Quieres añadir algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: