• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a otros 8.661 seguidores

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

Correcciones… ¡dolor de cabeza!

Si hay algo que odie por encima de una traducción imposible (véase el Ulysses de James Joyce, que no lo he leído pero sólo sabiendo cómo es la obra creo que paso bastante, y compadezco al pobre traductor al que le tocara la tarea y no supiera en lo que se estaba metiendo), es corregir una traducción. Sí, da mucho dolor de cabeza.

Llevo dos años traduciendo y corrigiendo por amor al arte para un fansub de anime y manga japonés (www.aksfansub.com) , aunque por supuesto, traduzco desde la versión inglesa (ya quisiera la moi saber japonés). Y si las traducciones a veces son horribles (no pasa mucho, pero algunas veces te encuentras con que lo que hay en inglés no tiene ni pies ni cabeza y te toca hacer uso de la imaginación para poner algo que te cuadre con el contexto, y no hablemos de los simpáticos juegos de palabras de los japoneses que toca siempre poner en notas con los kanjis correspondientes y los significados de cada uno por separado y en conjunto para explicar el chiste, o la cantidad de interrelaciones que hacen con respecto a otras series ya existentes, como ocurre en Lucky Star), corregir algo que no has traducido tú ya es la repanocha, sobre todo cuando la persona que lo ha traducido tiene otra variante del español diferente a la castellana, que siempre tienden mucho más a los calcos.

Cuando corrijo, lo hago siempre con los subtítulos o el manga en inglés y al lado la traducción, porque si sólo tienes que fiarte de la traducción, apañados vamos. Y te encuentras de todo, desde frases en negativa traducidas por afirmativa (o a la inversa) hasta invenciones léxicas, sintácticas, gramaticales y todo lo que se os ocurra. Ni qué decir tiene el tema de los calcos sintácticos y léxicos. Los más odiosos son los sintácticos. Y lo peor es que cuando quieres ponerlo de forma que suene natural, tienes tan metida la estructura en la cabeza que no puedes ni pensar en cómo se dice eso en español.

Resumiendo, que os animo a evitar este tipo de cosas.

Os dejo una imagen del último anime que estoy corrigiendo: Minami-ke okaeri. Si os gusta la animación japonesa os la recomiendo, tiene sus puntazos =P

Minami-ke okaeri
Minami-ke okaeri
Entrada anterior
Deja un comentario

¿Quieres añadir algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: