• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a otros 8.662 seguidores

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

Traducción de “Sabrina, cosas de brujas”

Seguro que todos recordáis esta serie. Recuerdo que yo la veía cuando aún no tenía conciencia alguna de mi futuro como traductora, pero sí que me parecía muy raro que mencionaran a personajes como Carmen Sevilla en un torno completamente americano. Se hacía bastante poco creíble, dejémoslo así (hablo de la traducción española peninsular, en Latinoamérica tienen su propia versión).

Cuando llegué a tercero de carrera (es decir, este curso pasado) me dieron la explicación, además con este mismo ejemplo. Que por cierto, mi profesor se subía por las paredes cuando lo mencionaba. En traducción audiovisual existen dos formas de tratar los extranjerismos que encontramos, el método de la familiarización (es decir, acercar los elementos de la cultura origen a la cultura meta cambiando, por ejemplo, el nombre de algunos personajes que se mencionen que no sean conocidos aquí) o el método de la extranjerización (que es dejarlo como está).

Por supuesto, estos no son dos extremos completamente diferenciados, sino que son un continuo donde se puede elegir qué grado de familiarización o de extranjerización queremos dependiendo del público al que va dirigido, lo que nos exija el cliente o lo que el propio traductor crea necesario si su cliente no le da ninguna directriz respecto a este tema.

Por tanto, si bien es cierto que el traductor puede no ser el culpable directo de que todos los elementos de origen americano aparecieran como españoles en un contexto que no daba pie a ello en absoluto y le quitaba toda la veracidad a la traducción, sí que tengo que decir que la elección que tomó el responsable de este destrozo (ya sea el cliente o el traductor) se cargó toda la traducción de la serie llevando el método de la familiarización a su extremo máximo.

Anuncios
Deja un comentario

¿Quieres añadir algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: