• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a otros 8.655 seguidores

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

Cuando los caminos se tuercen…

Cuando los caminos que intentamos imponernos se tuercen es por algo, y me apetece compartir con vosotros mi experiencia personal respecto a esto para que no os desaniméis si algo no sale como vosotros queríais. Sé que da mucha rabia, pero a veces puede ser para mejor, creedme.

Yo estudié árabe como lengua C convencida de que ese iba a ser mi camino como traductora. Además, tenía en mente especializarme en la vía jurídica y dedicarme a la interpretación en los servicios públicos, ya que en la Región de Murcia la mayoría de la población inmigrante es de origen árabe (proveniente del norte de África) y pensaba que con eso, iba a tener trabajo asegurado. Y por si fuera poco, aspiraba ni más ni menos que a sacarme el título de traductora-intérprete jurado de árabe (el dinero llama, señores, qué le vamos a hacer).

Con todo esto clarísimo, cuando acabé la carrera decidí hacer el curso de especialista en traducción árabe-español que ofrece la Escuela de Traductores de Toledo, ya que los módulos que ofrecía me parecían muy interesantes para potenciar lo que yo quería hacer.  Empeñada en que mi especialización iba a ser por la vía jurídica, me incliné  por centrar mi proyecto de postgrado en el módulo de traducción jurídica y, de paso,  pedir la beca MAEC-AECID para hacerlo fuera, porque quería soltarme con el árabe y aprender marroquí con vistas a la interpretación social (que bonitos son los esquemas cuando nos los imaginamos…). Basé el proyecto para solicitar la beca en una traducción comparada  y comentada árabe-español que englobaría diferentes documentos jurídicos de distintos países del norte de África y pedí como  centro de estudio de destino el Center for Cross Cultural Learning, una centro con mucha reputación de estudio de la  de lengua árabe ubicado en Rabat en que se adaptaba a lo que yo necesitaba: estudiar árabe y marroquí con clases optativas de ramas específicas (en mi caso, la jurídica). Tenía claro que para mi proyección profesional necesitaba pasar un periodo en un país árabe, pero sin beca eso me resultaba imposible. Y qué mejor lugar que marruecos, que es de donde procede la mayoría de la población inmigrante de la Región de Murcia.

Con vistas a todo esto, me matriculé en los tres grados del curso  intensivo de árabe marroquí que imparte  todos los años la Escuela de Traductores de Toledo entre mediados de junio y principios de julio para tener una base de marroquí y no encontrarme perdida en Marruecos si se daba el caso de que me concedieran la beca (en este post podéis leer más sobre los estratos del árabe). El caso es que llegó julio, se falló la concesión de las becas, y … ¡tacháááááán! Efectivamente, queridos lectores, no me la concedieron (aunque, por otra parte, era de esperar). Si no me iba fuera fuera no podía hacer un proyecto de esa envergadura, ya que mi intención era, una vez que estuviera allí, intentar empaparme de la cultura marroquí e investigar sobre el terreno todas las cuestiones relacionadas con la jurisprudencia del país pidiendo permiso para asistir como oyente a las clases de la universidad de Rabat, porque si no se conocen las leyes ni su funcionamiento, difícilmente se pueden traducir ciertos documentos (en cuyo caso, seguramente tendremos que acudir a un jurista para que nos explique de qué va el tema). Me refiero a que, igual que en la carrera nos enseñan cómo funciona el sistema consuetudinario cuando toca estudiar traducción jurídica, en árabe es igual, solo que peor aún porque usan un sistema más complejo (derecho de familia, sharia, derecho civil…). Total, que con este panorama, decidí algo cabizbaja alejarme de este camino por completo y tirar por otro sendero.

Y lo que son las cosas. Unos cuantos meses después empezaron las revueltas en los países árabes: primero Túnez, luego Egipto, al poco también se extendieron a Marruecos, y uno de los puntos fuertes está ahora mismo en Siria (lo cual me da muchísima pena :()  .Recordemos que también explotó una bomba en abril en una cafetería de Marrakech en pleno centro. El caso es que, de haber estado allí, seguramente hubiera tenido que volverme a España ante las revueltas, porque con algo así nunca sabes qué puede pasar ni si vas a poder salir del país más adelante.

El caso es que me matriculé en el proyecto con otra serie de textos (de los que cuento algunos problemas que he encontrado para traducir en este post) y seguí a lo mío: como no encontraba trabajo, me matriculé en la Escuela de Idiomas en 1º de francés para retomarlo un poco y en 2º de árabe (tenía 1º aprobado de cuando me matriculé en el año 2004- 2005), porque sentía que tenía el idioma completamente oxidado. Cuando empecé las clases de árabe, pedí a la jefa de departamento (que fue mi profesora cuando hice 1º) que me hiciera la prueba de nivel para pasar a 3º (y pasé). Por otra parte, tuve la suerte de encontrar trabajo en enero como traductora en una empresa de traducción de mi ciudad que además trabaja en otro de los campos que me gustan: la traducción técnica, el software, las páginas web y los videojuegos. Me dejé francés porque tenía que cambiar el horario de las clases y hubiera muerto de no dejármelo, pero me quedé con árabe porque me interesaba para sacarme el título… y, gracias a la circunstancia de haberme matriculado, de que el horario me venía bien y de que pedí hacer la prueba para pasar a 3º, acabo de sacarme el nivel básico de árabe de la EOI (un título más pa’ la saca).

Ahora, si echo la vista atrás, sé que el camino que me empeñaba en seguir no me hubiera gustado ni poco ni nada. Además, gracias a ese cúmulo de circuntancias, he encontrado trabajo en un ámbito que me encanta (¡y además en mi ciudad!), me he podido sacar dos títulos de nivel de idioma de la EOI (el avanzado 2 de inglés en septiembre de 2010 por libre y el de árabe ahora en junio de 2011), pude hacer el curso de traducción de videojuegos (que tenía ganas de pillar algo así), me compraron coche en agosto (por el tema de buscar trabajo, ahora voy devolviendo el dinero poco a poco), he conocido a un montón de traductores maravillosos por la blogosfera y los perfiles sociales, voy a participar en el proyecto de la revista Traditori como coordinadorapubliqué un artículo sobre fansubbing en Tonos digital, entré como traductora y correctora fansubber en Anime Underground (me moría por retomar el camino de fansubber), y lo más importante: he tenido un año más para poder disfrutar de mi novio, que tanto me quiere y me apoya en todas las decisiones que tomo a nivel personal con respecto a mi carrera profesional. Desde aquí le mando un beso y un te quiero, porque sin él nada sería lo mismo y mi camino estaría muy vacío🙂. Y otro besito a mis padres, que sé que me leen y sin ellos no hubiera conseguido nada de lo que llevo recorrido a mis espaldas. Gracias por todo vuestro apoyo, esfuerzo y dedicación. ¡Os quiero!

Deja un comentario

24 comentarios

  1. ¡Hola, Eva!
    Pues no es por nada, pero tienes muchísima razón. No sabemos qué es lo que nos puede pasar… Nunca. Y hacer muchos planes, al final, es para nada. Un solo detalle que cambie y se va todo al garete.

    De todas maneras, se suele decir que no hay bien que por bien no venga. Y tu “bien” ha sido bastante completito🙂 Ahora a seguir adelante con tus proyectos y demás temas😀

    ¡Cuídate y sé feliz!

    Responder
    • Y además de verdad lo de que los planes se van al garete. Hay que saber salir por vías alternativas cuando lo que teníamos planeado no sale, pero en esos casos, las cosas nunca van a venir a nosotros, las tenemos que buscar🙂.

      ¡Un abrazo!

      Responder
  2. Una manera muy bonita de dar la razón a John Lennon: life is what happens to you while you’re busy making other plans.

    Enhorabuena por la entrada. Es muy emotiva🙂

    Responder
    • Muchas gracias Rai🙂. Sí, es cierto, John Lennon no podía haberlo dicho mejor; es más, nos pasamos la vida haciendo planes para que luego nada se ajuste a lo que teníamos pensado…

      ¡Saludos!

      Responder
  3. ¡Pero que entrada tan bonita, Eva! Se nota que no ha habido palabra que no hayas escrito desde el corazón.🙂

    Qué gran razón tienes en todo lo que dices, y es que, como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. A veces nos empeñamos en que las cosas tienen que ser así y asá, pero de repente un simple correo, una simple llamada, un simple momento nos trastoca todos los planes (para bien o para mal) y acabamos haciendo algo totalmente diferente a lo que teníamos planeado.

    Pero para que las cosas vayan bien, tienes que estar ilusionada por lo que haces. Podrías haberte quedado sin trabajo y no haber hecho nada, pero no: te pusiste a hacer mil cosas y esa es la razón por la que todo te ha ido tan bien. Sentada de brazos cruzados tienes muy pocas probabilidades de conseguir nada, y es que si algo me ha demostrado mi ritmo frenético de un año a esta parte, cuantas más cosas haces, más ganas tienes de hacer aún más cosas. Por eso mismo animo a que todo el mundo que desgraciadamente no tiene una ocupación empiece a moverse (aunque sé que es difícil al principio): que escriba un blog, que vaya al gimnasio, que se apunte a alguna asociación, que salga de casa aunque sea solo para dar un paseo y meditar sobre su vida, que lea todo lo que pueda, etc. Precisamente el otro día le comentaba a una amiga que hacía mucho tiempo que no siento esa sensación de “estar aburrido”, y estoy seguro de que a ti también te pasa (salvo por horas de pereza que todos tenemos de vez en cuando, claro).

    Ahora, solo nos queda seguir trabajando para conseguir aún más logros, tanto personales como profesionales. ¡Sigue así!🙂

    Un abrazo,

    Pablo

    Responder
    • Totalmente de acuerdo😀. La inactividad es el peor de los caminos cuando las cosas no salen como quieres, porque además nadie se va a presentar en la puerta de tu casa a ofrecerte nada, tienes que buscarte tú las papas aunque sea haciendo actividades sin ánimo de lucro, pero que te permita adquirir experiencia y hacer algo de CV referido a tu profesión, como comentabas en el podcast de Proz (ONG, traducción de sofwate libre, etc.).
      Y sí, hace tiepo que no siento esa sensación de estar aburrida, y es algo que se agradece mucho, la verdad🙂.

      ¡Un saludo y gracias por la visita!

      Responder
  4. Los caminos no se tuercen somos nosotros los que nos empeñamos en ir por donde no debemos =).
    A mi siempre me han dicho que el mundo está lleno de señales que no vemos y que tarde o temprano el camino nos lleva donde tenemos que ir, así que genial la actitud positiva y las ganas de seguir pase lo que pase.
    Yo también tenía un camino-plan de vida trazado que no se parece en mucho a lo que hago y menos mal!!!
    Recuerdo que cuando terminé la universidad juré por la tierra roja de Tara que nunca haría intepretación y lo que me habría perdido si no fuera porque recapacité.

    Responder
    • Me encanta esa puntualización Aída, tienes toda la razón del mundo🙂. Pues fíjate, saliste renegando de la interpretación y ahora te encuentras con suecos que se escaquean de los congresos para ir a la piscina, jajajaja.

      Como bien dices, la actiud positiva para salir adelante es clave en este tipo de situaciones🙂. ¡Un beso y gracias por pasarte!

      Responder
  5. Roy

     /  9 julio, 2011

    ¡Hola Eva!
    Muy interesante tu post, me gustó mucho y tienes razón, a veces las cosas no pasan como uno lo planea, yo estoy pasando por un camino similar, pero en un periodo más temprano🙂; estoy estudiando matemáticas, me gusta mucho la carrera, sí, pero necesitas estar muy pirado para lograr las demostraciones.

    El caso es que mi segunda salida es el inglés, me estoy preparando para ser un profesor, pero no me quiero quedar estancado sólo en eso y la idea es estudiar literatura y letras inglesas con especialidad en traducción (buscando información sobre el tema fue como te encontré) y por eso entré a Kuro como traductor (para empezar a familiarizarmr :D) lo que sí ando indeciso es si dejar mate para cambiarme de ¡ya! a letras inglesas o terminar la carrera, ya invertí dos años y me faltan como otros cuatro (la carrera originalmente es de cuatro años pero a mi paso de tortuga la terminaré hasta que alcance los sesenta :S), me gusta mucho mate, pero no tengo ese “don” que se necesita para demostrar los teoremas a la velocidad de la luz.

    Entiendo mucho tus palabras de “da mucha rabia”, yo quería ser investigador (son muy bien pagados). Hay veces que te dan ganas de hacerte bolita y olvidarte del mundo je. ¿Crees que debo terminar la carrera o de una vez me cambio a letras inglesas?

    Responder
    • ¡Hola Roy!

      Pues por la experiencia de la gente que me rodea, si tienes pensado cambiarte porque tienes claro que no acabas de encajar en lo que estás haciendo por el motivo que sea, hazlo cuanto antes. Intentar acabar algo que no te gusta es perder el tiempo y tirar el dinero si estás convencido de que no vas a ir a ninguna parte con eso. Al menos, es mi opinión🙂. También puedes ser investigador en traducción, que los hay, y muy buenos, por cierto😉. ¡Hay mucho por descubrir y por investigar en este campo!😀

      Responder
  6. Claro que nunca se sabe, Eva. Yo me especialicé en traducción jurada y audiovisual porque me gustaban ambas (es decir, me gustaba traducir contratos y moñas de esas, pero también me apasionaban los subtítulos), más que nada porque sabía que como traductora literaria me moriría de hambre. Pero mírame al final, especializada en videojuegos (que no tenía ni idea de que se pudiese vivir de ello, ni mucho menos que fuese un mundo tan emocionante). También me vine a Londres “pa seis meses” y mira, llevo casi 7 años (aunque los últimos 4 los haya pasado deseando irme).

    Por eso, he dejado de planear cosas, porque todo lo que planeo se va al carajo. Sí, hay ciertas cosas que sí hay que planear (por ejemplo, si quieres tener hijos o no, o si te queires casar o no con tu novio), pero la vida me ha enseñado que se disfruta aún más sin planes ni nada.

    Así que, me alegro mucho de que, a pesar de que no hayas acabado haciendo lo que realmente querías en un principio, el final alternativo del cuento sea tan molón (o más) que el “final original”🙂
    Enhorabuena también por el trabajo, ¡qué suerte! Y disfruta de las cosas que te da la vida y verás como la vida disfrutará de las cosas que tú le das😉

    Responder
    • Pues vamos a disfrutar de lo que la vida nos pone delante y listo😀. Como decía una amiga mía: “tú deja que fluya el Tao, y cuánta razón tenía…
      Con esto me he dado cuenta de que lo que quería en su momento no era la opción correcta. Más bien como decía Aída unos comentarios más arriba, me empeñaba en ir por el camino equivocado. ¡Suerte que el destino es sabio y ha sabido reconducirme!😉

      Responder
  7. Ya decía John Lennon aquello de “life is what happens to you while you’re busy making other plans.” Y la verdad es que es emocionante.
    ¡Bonita entrada Eva!

    Responder
  8. ¡Plas, plas, plas, plas, plas! Y dejo de aplaudir porque me van a picar las manos :_D

    Sí señora, qué post tan bonito, tan cierto y tan compartido. No se puede decir más claro: aunque hay que perseguir los sueños y las metas que nos proponemos, tenemos que recibir con los brazos abiertos todo aquello que ocurra en medio, de forma inesperada. A veces serán esas cosas que nos parecen desvíos innecesarios las que nos lleven al lugar que estabamos buscando. Siempre me ha dado un poco de miedo la gente que se fija un objetivo y hace LO QUE SEA por conseguirlo. Creo que la ambición es algo que está muy bien en su justa medida, pero si te ciega… malo, malo.

    Me he sentido especialmente identificada con el tema del idioma, ya que yo también escogí uno exótico (el japonés) creyendo que mi futuro estaría ahí siempre, y hoy en día no podría encontrarme más lejos de ese punto en el que me imaginé. De hecho, estoy segura de que seré más feliz así, además de un poco cansada de explicarle a la gente (familia) que para mí no es un fracaso, sino un cambio de rumbo positivo. Y, sobre todo, me parece importante ese detalle que comentas al final: tener en quién apoyarse. Si es alguien así de importante en tu vida, razón de más para dedicarle el tiempo que se merece. Por lo menos a mí nadie me va a convencer nunca de poner mi carrera por encima de todo en cualquier circunstancia. Si las prioridades fueran como piezas de Lego (ahora te pongo arriba, ahora abajo), la vida sería muy facilonga; pero no lo es. Ahí está la gracia de pulular por este mundo🙂

    ¡Un abrazo! Quiero más de estas :_

    Responder
    • Sabía que te iba a encantar después de leer aquella entrada de tu blog😀. En cierto modo, alivia saber que hay más gente con las mismas pesadumbres y los mismos atragantamientos, ¿verdad?🙂 Lo digo en este caso por la frustración compartida que hemos sentido hacia nuestros idiomas exóticos cuando nos hemos caído del guindo y nos hemos dado cuenta de que nuestro camino no va por ahí. Pero oye, ¿y lo que se aprende a nivel lingüístico? Lo positivo de estudiar idiomas “exóticos” es que luego te permiten estudiar otros idiomas con mucha más facilidad, porque te cuesta menos abrir la mente y adaptarte a cómo forman sus estructuras mentales conforme a su cultura. ¡Así que nada es nunca en balde!😉

      La verdad es que a veces estamos tan absorbidos por nuestro trabajo o nuestras metas que nos olvidamos de prestarle atención a las personas que nos rodean (también por agobio, estrés, cansancio, etc.). Yo soy consciente de que me ocurre en ocasiones, y luego me echo la bronca a mí misma por no cuidar a la gente que tengo alrededor y que tantos buenos momentos me hacen pasar.

      Tomo nota para hacer más de estas😀. ¡Un abrazo y un beso enormes!

      Responder
  9. El hombre propone y Dios dispone. Aunque suene a misa, es una verdad como un templo: una cosa son nuestras expectativas y objetivos y otra, el camino por el que nos lleva la vida, que en la mayoría de los casos no coincide (o no totalmente) con el que habíamos trazado en nuestra imaginación. Y es que ese camino, nuestras decisiones, son consecuencia de un montón de variables y factores que no podemos prever. El quid de la cuestión está en perseguir nuestros sueños con flexibilidad, aprovechando las demás oportunidades que nos ofrece la vida y cambiando nuestras metas si es menester. De lo contrario, el resultado más probable es la frustración por no haber conseguido lo que queríamos.

    Bonita entrada, Eva. Es agradable encontrar de vez en cuando reflexiones de este tipo. ¡No todo va a ser traducir!🙂

    Abrazos,
    Isabel

    Responder
    • Muchas gracias por pasarte por aquí, Isabel🙂. Lo de que muchas veces la imaginación no coincide con la realidad es una verdad como una catedral, pero mira, muchas veces la realidad puede darte cosas que jamás te imaginabas, como ha sido mi caso, y el resultado ha sido más que positivo.
      Jajaja, sí, no solo de traducciones vivimos los traductores, de vez en cuando tenemos que simular ser humanos xD. ¡Un beso enorme!

      Responder
  10. Hola, Eva:

    Con esta entrada, que seguro que va a animar a más de uno que se encuentre en un momento de toma de decisiones importantes, creo que has contado de manera inmejorable cómo cuando uno tiene ilusión por su carrera y por su oficio no hay ningún obstáculo que te pueda echar para atrás. Si no es esta vía, no importa, será la vía paralela, pero lo importante es tener siempre entusiasmo por lo que uno hace y querer ir siempre hacia delante. Creo, de verdad, que este post es muy importante tanto para los jóvenes que están en el momento de decidir cuál es su vía como para los que llevan varios años en esto, pues en la vida de un autónomo las cosas pueden cambiar radicalmente en cualquier momento y toca verse en ese cruce de caminos.

    ¡Enhorabuena por el artículo!
    Daniel

    Responder
  11. Martin

     /  26 noviembre, 2012

    Me gustó mucho tu post. Un amigo mio (muy exitóso) siempre dice que para tener éxito en la vida, uno no debe “nadar contra la corriente”, sino aprovechar las oportunidades cuando se presentan, … pero lo difícil es aprender a reconocerlas.

    Segun tu experiencia, podés recomendar un curso en castellano para iniciarse en el aprendizaje del árabe?

    Saludos y un abrazo por tu actitud positiva!

    Responder
    • ¡Hola!

      Pues para iniciarse en el árabe hay muchos métodos y, por desgracia, lo que yo he podido probar es muy limitado. Te recomiendo que eches un ojo a esta librería: http://www.libreria.albujayra.com/arabe/idiomas-%C3%83%C2%81rabe-c-88_34.html. En “Métodos” podrás encontrar varios libritos de iniciación al árabe; échales un ojo a ver si te convence alguno🙂.

      ¡Saludos y gracias por comentar!

      Responder
      • Martin

         /  29 noviembre, 2012

        Pues gracias … como dices hay muchos métodos y en verdad no me puedo decidir por ninguno, bueno por lo menos quiero uno en español.
        Una pregunta más práctica: por qué escriben tan pequeñito los árabes?

        Abrazos!

        Responder
        • ¡Uf! Pues yo en español solo he usado gramáticas; los métodos que he utilizado han sido en árabe o en inglés…

          Jajajajaja, lo de la escritura pequeñita nos lo preguntamos todos xD. Lo cierto es que, cuando uno se acostumbra a escribir con cierta fluidez en árabe, tiende a hacerlo todo pequeño y compacto. Imagino que será porque son letras que se prestan a una escritura muy ligera y, la verdad, al final lo acabas compactando todo. Lo de escribir pequeñito sale solo al final, aunque al principio cuando estamos aprendiendo hacemos las letras enormes😛.

          ¡Un saludo!🙂

          Responder

¿Quieres añadir algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: