• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a 8.703 seguidores más

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

Latinoamérica, Iberoamérica e Hispanoamérica

Cuánto tiempo sin sacar a flote una entrada con base lingüística… Saco el tema de los términos latinoamérica, iberoamérica e hispanoamérica a colación de una traducción que he estado haciendo hoy. Resulta que me he encontrado el epígrafe siguiente en el texto original:

North and Latin America

Y claro, a mí se me ha ido por completo y, con la más absoluta tranquilidad y felicidad y sin pensármelo dos veces, lo he traducido tal cual: Norteamérica y Latinoamérica (la sinceridad por delante, ea, que una no es infalible). Este error ha dado pie a una interesantísima y muy instructiva charla con mi jefe, quien me ha hecho ver que:

  1. El original inglés estaba para tirarlo a la basura porque no tenía sentido ninguno (ahora desmenuzaré el porqué, para los que no lo veáis claro)
  2. La traducción de estos términos se presta a muchísima confusión y se utilizan de forma incorrecta en el habla popular y en los medios de comunicación (lo cual contribuye con creces a alimentar la confusión y el mal uso popular) (más…)

Consejos para no liarla parda (III)

La entrega de hoy va dedicada a… *redoble de tambores…* ¡¡la traducción de software!! ¿Por qué? Pues porque por mi experiencia personal, es una de las especialidades más propensas a que se pueda liar parda, ya que trabajamos la gran mayoría de las veces sin contexto alguno. Podemos establecer la siguiente escala de desastre en este tipo de traducciones:

  • Si tenemos muchísima suerte, trabajaremos con una herramienta que nos permita traducir en contexto. Yo he tenido la oportunidad de hacerlo y es una gozada (pero no es la norma ni es habitual). (más…)

Consejos para no liarla parda (II)

Tras la primera entrega de esta saga (que espero dé para mucho), os traigo la segunda tanda de emociones fuertes no aptas para traductores sensibles (ahora es cuando hago aparecer los dos rombos…)

Más bien debería poner «Traducciones para no dormir», pero me da pereza editar la imagen...

Venga, va, no os hago esperar más. Hoy, «Consejos para no liarla parda» va dedicado a la traducción de menús, que es bajo mi punto de vista uno de los campos que más nos deleita con perlas realmente hilarantes. (más…)

Consejos para no liarla parda (I)

Os presento una nueva serie de posts por entregas sobre consejos para no liarla parda en las más diversas situaciones, desde cómo evitar meter la pata en traducciones chungas (como en software) hasta cómo no liarla por el uso de algún software de TAO concreto.

Inauguro esta serie de post con un consejo dedicado a la escritura de alfabetos no latinos: almas de cántaro, cuando os pidan o pidáis algo escrito en un alfabeto que requiera una serie de caracteres y de configuración de nuestro editor de texto habitual (más…)

Esos pequeños detalles…

EDITO: corrijo la publicación por metedura de pata monumental mía al no haber consultado el texto original antes de escribir esto, pido perdón por ello. Gracias a los que habéis rectificado mi error en los comentarios.

Los traductores siempre tenemos que andar con mil ojos a los detalles, porque muchas veces nos podemos encontrar con situaciones como la que me encontré al revisar uno de mis cuentos de postgrado. Siempre habrá que evaluar las posibles soluciones y al final tiraremos de la que más nos guste, la que más nos convenza o la que mejor se adapte al contexto cultural.

El caso es que viendo un capítulo de Los Simpson (sí, repetidos hasta la saciedad, pero yo los sigo viendo porque siempre descubro algo nuevo) me fijé en una traducción que me chocó. Concretamente la que aparece en el segundo 0:50 (ved el fragmento entero que así os situáis mejor):

Para quienes queráis ver la primera parte, podéis hacerlo aquí.

¿Inocente es con g o con j? Los que sabemos inglés relacionamos inmediatamente este resbalón tremendo con guilty / not guilty (culpable / inocente). Si llevara alguna letra relacionada no pasaría nada, pero da la casualidad de que no encontramos ninguna g ni ninguna j en toda la palabra, por lo que choca bastante al oírlo en español y no se entiende qué es lo que pasa en esta escena. Sabemos que Homer es tonto, pero tanto ya no.

Contra lo que yo pensaba, la situación original es la siguiente (cito la respuesta de Manuel Saavedra, gracias por el apunte):

el diálogo original (que podéis encontrar aquí: http://www.snpp.com/episodes/1F19.html), dice:

Homer: OK, fine. How many S’s in “innocent”?

Homer, hablante de inglés, cree que «innocent» se escribe con s (la palabra se pronunciaría igual: tanto si se escribe «innocent» o «innosent» se leería con /s/).

Si tuviese que explicar qué llevó al traductor (o la traductora, probablemente) a tomar esta decisión, diría que tomó como única referencia el texto escrito, lo que le impediría percatarse (por asociar la «c» al fonema /θ/) de que un hablante de inglés puede dudar a la hora de escribir la palabra. Por eso habría optado por esta solución, aunque sin duda, la solución que presentas en la entrada sería mucho más adecuada para este caso.

Por si os interesa, en la versión en español para Latinoamérica ha quedado «¿Inocente se escribe con c?». Pero claro, ellos sesean…

Visto el texto original, sigo diciendo qu la solución propuesta por la persona responsable de la traducción no me convence. En este caso además podía haber jugado con la h: ¿inocente es con h o sin h?

Fallo seguramente producto de las prisas, o de querer respetar la broma original. Ahora bien, salta al oído, la verdad. Y los actores de doblaje se leen el guión antes de actuar. Ya sé que ellos actúan con lo que les ponen delante,  pero yo me pregunto si es que no se dieron cuenta, o si es que no se les permite hacer observaciones sobre el texto que les dan, aunque sea algo así de chocante. Si alguien me puede iluminar en este terreno, se lo agradezco :).

Pues eso, ¡llevad cuidado con los detalles cuando traduzcáis! 😉

Traductor… ¿traidor?

Los que nos dedicamos a la traducción sabemos que los subtítulos no pueden abarcar la totalidad del mensaje por una serie de restricciones técnicas (número de caracteres en pantalla: 32 para televisión y 40 para cine por línea, con un máximo de dos líneas por cada parlamento), y que ello no significa que el subtítulo sea infiel al original como muchas veces escuchamos: el traductor está obligado a abreviar el mensaje y decir lo máximo posible (o lo más importante quitando información superflua) con un número máximo de caracteres. Es decir, que tendrá que usar los sinónimos y la sintaxis más breve para expresar lo mismo que el personaje (y más en español, que las palabras son más largas que en inglés).

Sin embargo, el otro día vi un anuncio de colonia para hombre en versión original subtitulado. Todo bien, hasta que llegado casi el final del anuncio encontré lo siguiente:

ORIGINAL:
I’m not going to be the person I’m expected to be anymore.

SUBTÍTULO:
No soy quien esperabais.

Y, como traductora, me sentí un tanto… ¿indignada? No sé muy bien qué adjetivo usar, me quedó un sabor extraño al ver esa traducción. Se ha querido abreviar tanto el mensaje que, bajo mi punto de vista, se está obviando al espectador una parte importante del mensaje del protagonista del anuncio. Él quiere significar: «paso de ser la persona que se supone que debo ser, y que además vosotros esperáis que yo sea». Y lo que a mí me transmite el subtítulo es: «creíais que era fulanito, pero en realidad soy menganito, os he engañado a todos». Pienso que con unos 30 caracteres con 2 líneas disponibles se podía haber hecho una traducción más aproximada a lo que quiere decir el original, aunque fijaos en que podemos arreglar bastante bien la traducción añadiendo un solo elemento: «Ya no soy quien esperabais». Con ese simple «ya» le estamos añadiendo un valor, un matiz que nos hace ver que, a partir de ese momento, las cosas son diferentes: «Esperabais que fuera de una forma, pero ya no soy el mismo, he cambiado». Un pequeño añadido y estamos más cerca de lo que dice el original.

¿Qué os parece a vosotros?

Riesgos en TAV

Ayer estaba viendo «Santa Claus 3» y localicé un pequeño fallo que podríamos llamar… ¿típico? ¿Normal? ¿Comprensible? en traducción audiovisual. Era una pequeña discordancia de lo que mostraba la imagen con lo que se había traducido. Si alguien vio la peli supongo que se daría cuenta o al menos lo encontraría «extraño». Y me explico.

Se reune el Consejo de criaturas mágicas (Santa, la Madre Naturaleza, Cupido, el Conejito de Pascua, Padre Tiempo, Morfeo, Frío) y entre ellos había otro personaje, el Hada de los Dientes.
¿Cuál es el problema? Pues que en nuestra tradición no existe el Hada de los Dientes de los anglosajones, sino el Ratoncito Pérez. Pues bien, el traductor, que por supuesto era consciente de esta diferencia cultural, optó por familiarizar esta referencia: «¿Cómo estás, Ratoncito Pérez?». Claro, cuando enfocan la escena, vemos que no hay ningún ratoncito por ninguna parte, sino que estaba el Conejo de Pascua con un hombre que llevaba unas alitas a la espalda (sí, un Hada de los Dientes un poco ridícul@, pobre hombre…). Para más inri, poco después te enfocan a la susodicha hada sentada en su silla y con un cartelito con su nombre en inglés (Tooth Fairy).
Supongo que el fallo puede deberse a que tal vez dieron al traductor el guión, pero no la cinta, lo cual está claro que no es lo ideal para que el traductor trabaje porque pueden producirse este tipo de fallos tontos, pero a veces pues la productora lo hace así. Creo que la traducción hubiera sido estupenda de no haber aparecido ninguna imagen que la contradijera, pero esta vez no ha habido suerte.

Huellas… ¿digitales?

Anoche estaba viendo la película Superdetective en Hollywood 3. Todo iba bien hasta que, ya hacia el final de la película, el malo dispara a Tío Dave, le ofrece la pistola al detective Alex Foley (quien se niega a cogerla) y le dice: «¿Qué te pasa? ¿Tienes miedo a dejar tus huellas digitales?»

El diccionario de María Moliner define como iguales «huellas dactilares» y «huellas digitales», supongo que debido al origen latino de la palabra «dígito», dedo.  Sin embargo, hoy día se considera «digital» todo aquello que esté pasado por un ordenador y transformado en una serie de ceros y unos (la acepción de «número» por el tema de contar con los dedos  ha ganado la partida a la acepción de «dedo»).

Este es un claro ejemplo de la continua lucha de palabras latinas y griegas que, con el mismo significado,  se han conservado en la lengua española y han terminado predominando unas sobre otras. En este caso,  «dáctilo» ha mantenido su significado como «dedo», mientras que «dígito» ha cambiado su significado a «número» y se emplea también para todo lo tecnológico (como he dicho antes, por el código binario de ceros y unos que usan las máquinas para funcionar), y todos sus derivados (digital, digitalizado, etc.) tienen que ver con la tecnología: cámara digital, digitalizar archivos, archivos en formato digital, etc.

Por este motivo creo que a las huellas de los dedos (crestas capilares) no se les debe llamar huellas digitales (a no ser que estén consultando los archivos del ordenador, entonces sí que están digitalizadas). Tal y como señalan los diccionarios, etimológicamente es correcto, pero en mi opinión la palabra «dígito» ha tomado una especialización que la aleja de su significado original y por ello habría que hacer una distinción sobre el uso de ambas acepciones.

The Sandman, errores de traducción

Creo recordar que ya adelanté en otro post que me metería un poco con la traducción de The Sandman hecha por Ernest Riera. Tengo que reconocer que cuando empecé a leerla me pareció una buena traducción, hasta que decidí buscar algo de información sobre el traductor (que me costó, porque en la edición de Planeta ni lo mencionan) y encontré algunas críticas hacia él tachándolo de «literal» y acusándolo de calcar del catalán. A partir de ahí empecé a fijarme con más detalle y sí, ciertamente, vi algunas cosas que me dolieron bastante. Esta lista corresponde sólo a los 5 últimos tomos editados por Norma Editorial, no cuento los fallos de calco de estructura sintáctica porque entonces la lista engorda un pelín. Allá vamos con las cosas que no se deben hacer en una traducción:

TOMO 6 (Fábulas y reflejos)

  • Ramadan: «Me parece una ciudad remarcable» (de remarkable). Esta me dolió en el alma, por favor, tenemos en castellano impresionante, excepcional, extraordinario… este calco fue como una patada en los ovarios cuando lo leí.

TOMO 8 (El fin de los mundos)

  • Cap. «El chico de oro», pag. 18: fue muerto. ¡AGH! Fue asesinado, lo mataron, ¡¡pero no fue muerto!!

TOMO 9 (Las Benévolas)

  • cap. 3, pág.7: … Por un tiempo pensé que la vida no era nada más que pelear, comer y joder. (Esto lo enlazo con mi anterior post sobre las traducciones de elementos sexuales). ¿De verdad alguien utiliza la palabra «joder» como sinónimo de mantener una relación sexual? Lo dudo mucho… en inglés usan fuck para todo, pero en español el uso de «joder» con ese significado es un calco como una catedral.
  • cap.3, pág.20: … revista «Gente.» Estoy casi segura de que se refiere a la archiconocida a revista People, en cuyo caso no creo que haga falta traducirlo.
  • cap.4, pág.5: Hey. Las onomatopeyas se traducen. El famoso «hey» suele equivaler en español a un «eh» o a «oye», dependiendo del contexto. Yo al menos no voy diciendo «hey» a la gente por la calle cuando quiero llamar la atención…
  • cap.4, pág.12: jodíamos como conejos. . Ya lo he comentado antes, sólo por mostrar que no queda natural.
  • cap.4, pág.15: telefonear. Hombre, yo suelo utilizar «llamar por teléfono». Ya sé que hay que ahorrar espacio en las viñetas, pero me suena a calco totalmente -_-.
  • cap.4, pág.16: Sabíamos que sería un problema, que fuera mortal. Sólo un ejemplo de calco estructural, en español no se puede partir una subordinada con una coma de esa manera.
  • cap.6, pág. 21: El muñeco original… fue perdido. ¡AGH! Otro calco estructural del tipo fue muerto. Por favor, existen las pasivas reflejas con «se» (se perdió). No calquéis las pasivas del inglés.

TOMO 10 (El velatorio)

  • Cap.2, pág.8: (el cuervo a Marvin): Jódete. Por el contexto deduzco que es fuck you en original, por lo que `yo lo traduciría como «que te den», y no jódete, que es diferente.
  • Cap.4 pág.20: Rehace tu vida (hablando en segunda persona). Rehaz (tú).
  • Último capítulo: (un gato muerde en la mano a un personaje) ¡Hai!. Esta es gorda, la típica que nos aprendemos de chiquititos de: «diferencia entre los homófonos hay, ahí y ay«… Fallo gordo, cuando es onomatopeya es ay, sin lugar a confusión.
  • (Shakespeare a su mujer): ¡Jah! Otra onomatopeya, en castellano es sin hache al final: ¡Ja!
  • Otra que detecté y no apunté dónde fue: Buen día (saludando a otro personaje). Calco del catalán bon día. En español lo decimos en plural, buenos días.

Estas son algunas, cuando me relea los primeros 5 tomos seguiré anotando fallitos, lo mismo cae otro post dedicado a esto… =P

La sal de la tierra

Yo entiendo que un traductor que se dedica a traducir películas tiene un plazo de 5 a 7 días para hacer la traducción de una peli de 1 hora y media – 2 horas, lo cual es muy poco tiempo aún dándote el guión (si no te lo dan, para qué quieres más. Entonces se convierte en «La Semana del Café»). Pero este tipo de expresiones creo que no suponen problema para saber reconocerlas como idioms y buscarlas un poquito antes de hacer este tipo de cosas.

El calco corresponde a la peli «Gracias por fumar» (muy curiosa, creo que levantó bastante polémica por los EEUU y lo cierto es que tenía ganas de verla). Ojos como platos cuando escucho en uno de los diálogos, refiriéndose a los cultivadores de tabaco:

-Los cultivadores son buena gente. Son la sal de la tierra.

Después de documentarme en San Google para no meter la pata antes de hablar, resulta que me encuentro con que el origen de la expresión es bíblico, tanto en español como en inglés, pero con una pequeña diferencia: mientras que el único lugar donde aparece esa expresión tal cual en español es en la Biblia (podéis comprobarlo vosotros mismos, meted la expresión en Google), con el significado de «ser cristianos genuinos» o «ser constructores de paz y testigos de amor» (entre otros mil que he ido leyendo), en inglés su significado ha pasado a formar parte del lenguaje diario y su significado ha evolucionado a «ser una persona muy buena y honesta».

Os dejo un par de enlaces donde explican el significado en inglés:
http://www.phrases.org.uk/meanings/310200.html
http://idioms.thefreedictionary.com/be+the+salt+of+the+earth

Por lo visto, Jesús emplea esta metáfora (que aparece en Mateo 5:13 para más señas) refiriéndose por sal a la influencia de los cristianos para impedir que la maldad se extendiera por el mundo y para preservar al mundo de la corrupción espiritual.
En resumen, que el uso de la expresión «ser la sal de la tierra» queda limitado a lo eclesiástico en español, por lo que queda algo raro traducirlo así en un contexto que no tiene nada que ver con lo religioso y que además no entra en nuestro repertorio idiomático como expresión de la vida diaria en español. Así que ya sabéis: ¡prestad atención a estas cosas!