• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

    • Creía que el servicio de @ASM_oficial no podía ir a peor después de algunas malas experiencias con ellos, pero veo que me equivocaba... 2 weeks ago
  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a otros 8.676 seguidores

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

Traducir canciones… para ser cantadas (III)

Tras una temporada sin escribir, os presento una nueva entrada de la saga «Traducir canciones… para ser cantadas» (podéis leer aquí las partes I y II) por cortesía de Liam Curley, de Smoke and Croak, quien se puso en contacto conmigo hace un tiempo para proponerme escribir una nueva entrada y publicarla aquí. La idea por supuesto me pareció estupenda, así que aquí os dejo su artículo. ¡Espero que lo disfrutéis!

Hace unos años, Eva escribió un par de artículos en este blog sobre la traducción de canciones y reflexionó sobre si se puede considerar una traducción o una adaptación, debido a los muchos cambios que se hacen en las letras con el fin de mantener la melodía. Bueno, en Smoke & Croak, una empresa de marketing digital multilingüe con sede en Reino Unido, hemos iniciado nuestro propio proyecto musical y queremos contaros el método que usamos para traducir canciones y producir vídeos de nuestras propias versiones.

Aquellos de vosotros que estudiasteis traducción en la universidad, seguramente os acordaréis de las clases de traducción de música o poesía. La mayoría de los traductores hemos asistido a este tipo de clases. Aunque la música es una de las categorías de traducción más difíciles, me pareció la más interesante. Por desgracia, ¡no creo que haya mucha demanda de traductores profesionales de música!

Recientemente he puesto en marcha una empresa de marketing digital multilingüe con dos buenos amigos y algunos de nuestros primeros debates sobre la estrategia de marketing se centraron en los contenidos en línea. Queríamos dar a conocer nuestra marca en Internet y estábamos de acuerdo en que un blog tenía que formar parte de nuestra estrategia de contenidos, pero no consideramos que eso fuera suficiente. Hay tantos blogs estupendos sobre traducción que resulta difícil que el nuestro destaque entre los demás. ¿Pero qué pasa con la música? ¿Por qué nadie ha puesto en marcha una web realmente atractiva con vídeos de canciones famosas traducidas y grabadas? Uno de los miembros de nuestro equipo, Marco, es un gran músico y lingüista, y después de una investigación inicial nos confirmó que no existía ningún sitio web con este tipo de contenidos, así que decidimos crearlo.

De momento hemos traducido dos canciones y recientemente hicimos una votación entre los lectores del blog de Pablo Muñoz Algo más que traducir para seleccionar nuestro tercer tema (que será Bohemian Rhapsody). Las dos canciones que hemos traducido hasta ahora son Mr. Brightside de The Killers en español y Everlong de Foo Fighters en francés. Es una tarea difícil, pero muy divertida. Antes de empezar la traducción, intentamos entender el sentimiento central que hay detrás de la canción. Por qué se escribió, para quién, cómo se sentía el compositor, etc. Debo haber escuchado  Mr. Brightside cientos de veces, pero nunca había caído en que “Coming out of my cave and I’ve been doing just fine” es una referencia a la depresión. La razón por la que resulta útil entender todo lo que hay detrás de la letra es que, cuando te encuentras con una parte de la canción que no puedes traducir de forma literal si quieres que encaje con la melodía, lo que debes hacer es entender de verdad la letra, profundizar en el significado y pensar de forma creativa qué podría funcionar en el idioma de destino a la vez que encaja con la melodía.

A continuación Marco se pone a trabajar en pulir la música, algo que por cierto le resulta bastante fácil (¡creo que toca una docena de instrumentos!). En el caso de Everlong incluso reunimos una banda. De principio a fin, la traducción de la canción y la grabación de la música tardan alrededor de 4-6 semanas. Después pasamos a la filmación. Hasta ahora todo lo hemos hecho en Sorrento (Italia) porque es donde vive Marco. Por suerte para nosotros, allí hay un montón de lugares hermosos para escoger. Queremos que los vídeos tengan el aspecto más profesional posible, de modo que trabajamos con un equipo de especialistas formado por un cámara de vídeo, un fotógrafo y un director.

Desde su inicio hasta la finalización, cada proyecto requiere unas 8 semanas, cientos de horas de trabajo colectivo no remunerado y mucho cariño de mucha gente. Estamos súper orgullosos del material que hemos producido hasta ahora y esperamos editar un nuevo vídeo musical cada 2-3 meses. Nuestro sueño es que logren mucha difusión para que todo el mundo tenga la oportunidad de escuchar estas grandes canciones en otros idiomas.

¿Pero son adaptaciones o traducciones? Yo diría que son ambas cosas. Desde luego, no hacemos traducciones literales, resulta prácticamente imposible en una canción. Sin embargo, traducimos de forma literal cuando es posible, y cuando no lo es creamos una letra que pegue con la historia que hay detrás de la melodía. Si quieres ver nuestros vídeos, los encontrarás en la página web de Smoke & Croak.

¿Traducción o adaptación?

Para relajarnos un poco, he pensado que en la segunda parte de este artículo podemos analizar algunos ejemplos de canciones traducidas y determinar si son traducciones o adaptaciones.

Hotel California

Vídeos:

Hotel California (original)

Hotel California (Gypsy Kings)

La versión de los Gypsy Kings de Hotel California se mantiene bastante fiel al original. Aunque creo que en algunas partes se pierde algo de la profundidad y el color de la letra original con el fin de conservar la melodía. Por ejemplo, “this could be heaven or this could be hell” se traduce como “que es puerta del cielo”. Esto transmite el sentido de la letra original y remite a una parte anterior de la canción en la que dice que “allí estaba a la entrada”; pero se pierde ese sentido adicional de la letra original, en la que el cantante se pregunta si este lugar es “el cielo o el infierno”. Otro ejemplo: la expresión “pink champagne on ice” se traduce como “el champán en el hielo”. Una vez más, no cambia el significado, pero el “champán rosado” que menciona el original resulta bastante más extravagante que el champán a secas, lo que refuerza esa imagen de “Vivir la vida en el Hotel California”.

Un último aspecto interesante de la versión en español de Hotel California es el estribillo. Los Gypsy Kings traducen algunas partes, pero no todas. Mantienen “such a lovely place” e incluso lo repiten en partes de la canción donde no aparecía en la letra original. Por ejemplo, perdemos “plenty of room at the Hotel California” a cambio de la repetición de “such a lovely place”. ¿Tal vez no lograron encontrar una traducción adecuada?

Veredicto: traducción

I WANT TO Break Free

Vídeos:

Break Free (original)

Quiero Salir (We will rock you)

La versión en español de esta canción parece apartarse bastante de la letra original. Sin embargo, el significado de la canción es susceptible de diferentes interpretaciones, de modo que habría sido imposible traducirla sin desviarse de la melodía y a la vez mantener esa ambigüedad. Es una pena, ya que la ambigüedad de la letra añade otra dimensión a la canción, pero por desgracia a veces las traducciones tienen que omitir algunos elementos, sobre todo cuando se trata de canciones. La ambigüedad a la que me refiero es que la letra permite dos interpretaciones. La primera interpretación es que la canción trata sobre una persona que desea terminar con una relación difícil y complicada, en la que su pareja le está controlando, pero todavía se quieren; la segunda posible interpretación es que la persona quiere “salir del armario” y vivir su sexualidad de forma abierta. La versión en español se inclina por la interpretación de la ruptura de una relación y por eso dice “Quiero salir” en lugar de “Quiero libertad”.

Veredicto: adaptación

Bailando

Vídeos:

Bailando (ES)

Bailando (EN)

Sería un poco arriesgado considerar como una traducción la versión en inglés de la exitosa canción Bailando de Enrique Iglesias. Pero como las versiones en español e inglés se estrenaron de forma simultánea, me parece interesante comparar las letras de ambas canciones. Si bien el sentimiento de la versión en español se recoge en la versión en inglés, definitivamente no es una traducción sino una adaptación. Apenas se ha traducido de forma literal una línea, pero la esencia del significado permanece. Lo realmente interesante en la versión en inglés es que conserva algunas palabras de la letra en español. El estribillo se mantiene en español y en algunas partes se mezclan el inglés y el español: “I wanna be contigo, and live contigo, and dance contigo, para have contigo una noche loca, y besar tu boca”. Creo que funciona bastante bien. Pero si echas un vistazo a ambas versiones en YouTube, comprobarás cuál es más popular en cuanto a reproducciones de los usuarios.

Veredicto: sin ninguna duda, ¡adaptación!

Originales, traducciones, pérdidas y modificaciones (o «el caso de la transformación de Gohan en SSJ2»)

Hacía tiempo ya que no dedicaba un post a algo así, ¿verdad? ¡El blog vuelve a sus raíces! xD

No, va, fuera de coñas. Como todos sabéis, una de las expresiones más célebres aplicadas  a nuestra profesión es aquella de traduttore, traditore (por desgracia, bajo mi punto de vista). Si bien es cierto que muchas veces nos vemos obligados a modificar elementos del texto original para que el texto meta resulte atractivo para su público por innumerables motivos (desde la presencia de elementos culturales desconocidos, chistes o juegos de palabras intraducibles que haya que cambiar por completo hasta decisiones impuestas por el cliente que puede que no siempre sean las más adecuadas, pasando por modificaciones impuestas por el propio medio, como puede ser el caso de la subtitulación o el doblaje, donde predomina la restricción de caracteres o el movimiento de los labios y los cambios de plano), otras veces no somos nosotros quienes nos «cargamos» la esencia del original. (más…)

Yo estuve allí: ¡Fun for All!

De izquierda a derecha: @irenesalm, @jenintheclouds, @evamariamrtz (la menda), @jordibal, @earres, @escepticina (que se pasó a saludar), @pmstrad, @playmobiles y @Ramon_Mendez

Los días 22 y 23 de marzo tuve la gran suerte de poder asistir a la segunda edición del congreso Fun for All, celebrado en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Para los que no pudisteis asistir al congreso, espero que al menos tuvierais la oportunidad de echarle un ojo a la retransmisión que hicimos por Twitter (a cuyo hashtag ya no se puede acceder gracias a que Twitter archiva los tuits y a las dos semanas se los carga). Grosso modo, el primer día se habló sobre accesibilidad a los videojuegos y mundos virtuales y el segundo día las conferencias se centraron en la traducción de videojuegos, así que allá va mi resumen: (más…)

Traducir canciones… para ser cantadas (II)

En el post Traducir canciones… para ser cantadas hablé sobre el hecho de si, cuando escuchamos una canción traducida a otro idioma diferente, se puede hablar de ello como traducción propiamente dicha o si deberíamos llamarlo mejor adaptación o versión, ya que cada idioma tiene unas especificidades diferentes en cuando a rimas, sonidos, cadencias, etc., y hay que adaptar todo el contenido a todas esas restricciones sin perder de vista los significados originales (o, al menos, eso es lo ideal).

Pues bien, hoy os quería traer una segunda parte a modo de curiosidad centrándome en los openings y los endings (es decir, las canciones de apertura y cierre) de algunas series de anime, ya que rebuscando en Youtube me encontré cosas bastante curiosas que quería compartir con vosotros.

(más…)

Moralidad y traducción

El otro día estuve hablando con los administradores de Anime Underground, (el fansub de mayor calidad al español que he podido ver hasta la fecha) para ver si tenían un huequito para poder colaborar con ellos como traductora (sí, desde que Aks cerró el chiringuito, tengo mono de fansubear y fantraducir). Comentándome que en el original de AU estaban las plazas cubiertas, uno de ellos me dijo (creo que medio en broma, medio en serio) que me presentara a ENS, la rama del fansub dedicada a las series hentai (inactivo hasta nueva orden).
Lo primero que me especificó fue que para traducir en esa rama tenías que ser ya conocido dentro del fansub, es decir, que tienes que tener cierta confianza con el resto de participantes y con los que llevan el “tinglao” (lo cual ya indica que cualquiera no puede traducir este tipo de textos llegando de buenas a primeras). Y hablando del tema del léxico, me explicó que ellos no traducen los diálogos de las escenas explícitas, sino que se las inventan, y que sólo se atienen al original en los fragmentos relacionados con la trama (sé lo que estáis pensando, y os voy a contestar lo mismo que él a mi pregunta de: “¿pero los hentai tienen trama?” – “Bueno, toda la trama que un hentai puede tener”).
Reconozco que ese procedimiento me chocó bastante en un principio, pero tras pensarlo unos minutos me di cuenta de que tenía toda la lógica del mundo. ¿Por qué? Pues porque al despegarnos del texto, tenemos mayor libertad y el diálogo va a fluir con mayor naturalidad. Si nos inventamos los diálogos echándole imaginación al meternos en la escena evitaremos crear diálogos acartonados, seremos parte del personaje y seguramente pondremos lo que serían nuestras propias palabras en él.
Y entonces es cuando me planteo lo siguiente: ¿Podría suponer un texto de estas características y con ese requerimiento -inventarse los diálogos- un problema para un traductor? Está claro que para alguien que tenga ciertas creencias sí que lo va a suponer y seguramente no aceptará el encargo. Pero para un traductor que se considere un mero transmisor para evadir así cualquier implicación moral, ¿aceptaría el encargo si tuviera que mojarse poniendo sus propias palabras en el personaje? Fijaos en que la perspectiva cambia sutilmente: pasamos de ser un simple filtro a ser los creadores del diálogo. ¿Es lo mismo que veamos en una viñeta el parlamento Oh yeah, fuck me! y limitarnos a escribir su traducción (que por cierto, podemos jugar con la intensidad, desde un Oh sí, ¡dame más! hasta un Joder, sigue fol*******!) a tener que escribirlo nosotros prescindiendo de los diálogos? ¿Cabría la posibilidad de que el traductor se sintiera “sucio” por estar creando esos diálogos a partir de su mente? Tengamos en cuenta que el público no va a saber si el diálogo es inventado o no, pero el traductor sí que lo sabe. ¿Sacrificaríamos una mayor calidad en la traducción -porque estos textos también pueden tener mayor o menor calidad, ojo- en pos de una represión personal externalizada en atenernos a los diálogos y no salir de ahí por miedo a parecer unos pervertidos ante el público o ante nosotros mismos?

Hale, ahí os dejo la reflexión. Ya sabéis que los comentarios sobre vuestras impresiones serán siempre bienvenidos ;-).

Relaciones de poder

Uno de los temas delicados que encontramos en traducción es el de las relaciones de poder. No es fácil decidir en algunas ocasiones cuándo tenemos que traducir por “tú” o por “usted”, ya que depende no sólo de la vertiente lingüística, sino también de la cultural (tanto la de origen como la de destino).

Cada idioma y cultura tiene establecidos unos mecanismos lingüísticos para diferenciar las relaciones de poder entre hablantes. Por ejemplo, en español peninsular diferenciamos entre el tuteo y el usteo, y empleamos el usteo cuando tenemos que dirigirnos a una persona mayor en edad o en rango; en cambio, en el español de Latinoamérica también emplean el usteo para dirigirse a una persona que desconocen,  independientemente de la edad (podéis corregirme si me equivoco). En alemán funciona igual: emplean el pronombre Sie para dirigirse a cualquier persona que no entra en su círculo habitual de amistad, independientemente de la edad.

Luego tenemos lenguas más extremas como el japonés, donde las relaciones están marcadísimas por sexo, edad, rango y familiaridad con el interlocutor. Marcan estas relaciones con un sufijo al final de cada nombre para indicar la escala de respeto (la siguiente explicación la he sacado de esta página: http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20070601191643AAjVAI0):

-san ( -さん ): se añade después del nombre de las personas. Es un sufijo de cortesía y respeto (se utiliza tanto para personas de la misma edad como para personas mayores que tú).

-kun ( -君 ): se añade después del nombre, lo usan hombres y mujeres mayores cuando se dirigen a un hombre menor que ellos (si eres mujer no uses este sufijo con hombres mayores que tú)

-sensei ( 先生 ) – significa maestro; se le puede decir a la persona que te enseña artes marciaesl o al profesor de la escuela. También se utiliza para los médicos ( isha [医者] ), pero ¡cuidado! , sólo cuando estás hablando con el doctor directamente puedes añadir sensei, ejemplo: onaka ga itai sensei (me duele la cabeza).

-chan ( -ちゃん ): se añade después del nombre de personas mas jovenes que tú. Es una expresión de cariño y confianza: se usa para los amigos, familiares (hermana menor, hermano menor, primos menores, etc.) y niños. También se utiliza para las mascotas.

-sama ( -様 ) : es un sufijo de cortesía para personas importantes (es más respetuoso que -san).

-senpai ( -先輩 ): se añade después del nombre de la persona. Este sufijo es de respeto y cortesía para compañeros de trabajo, escuela, o que practican algún arte (shodō,aikido,kendo, etc..) en común contigo. Enfatiza que es una persona con más experiencia que tú.

 

Un jaleo, ¿verdad? Y en contraposición a esto tenemos lenguas como el inglés y el árabe, que carecen de pronombres o sufijos que marquen esas diferencias.

Y ahora es cuando viene el asunto espinoso. ¿Cómo reflejamos esas diferencias de poder en nuestra propia lengua? ¿Las reflejamos conforme al original o lo adaptamos a la cultura y a las normas de la lengua de destino? ¿Tenemos libertad para alterar las relaciones de poder que el autor establece según su cultura? O ¿acaso no sería libertad, sino el deber de hacer la lectura asequible para el lector (en este caso español) y evitarle “rarezas” en la traducción empleando fórmulas con usteo en situaciones en las que  nosotros usaríamos un tuteo?

El caso del japonés por ejemplo da mucho juego y es muy interesante. ¿Qué hace un traductor cuando se enfrenta a todas esas partículas dentro de una obra? En español, a no ser que sepamos japonés, esa información no nos añade nada relevante, y de hecho, si el traductor decide dejarlas, debería poner una nota explicando el uso de dichas partículas al lector (en caso de que la obra vaya destinada a un público general no especialista en cultura japonesa, claro). Si decide naturalizar el texto, tendrá que hacerlo con todas las consecuencias, obviando las diferencias que marca el original y adaptándose a las situaciones tal y como se producirían en la cultura española, lo cual también supone una pérdida importante de información del original que no podemos reproducir mediante nuestra propia lengua  porque carecemos de los mecanismos adecuados para ello. ¿Habría algún motivo para dejar las partículas si la obra va destinada a un público general? Claro que sí: el exotismo que infiere el uso de algo que para nosotros es desconocido.

De hecho, en las subtitulaciones de los fansubs se ven las diferentes opciones a las que se puede recurriralgunos dejan las partículas después del nombre (Kurosaki-kun, Enjin-sama, Nanao-chan). ¿Motivos? Pues porque suponen que va dirigido a un público que entiende del tema (gente aficionada al anime y al manga), porque si en efecto esa gente entiende un mínimo queda extraño escucharlo en el original y no verlo reproducido en los subtítulos, porque efectivamente queda “exótico” dejarlo así… y también tenemos la otra versión, gente que lo elimina porque piensa que no es indispensable y que lo único que hace es liar al espectador-lector. En un doblaje por ejemplo sería diferente, y tengo casi por seguro que las relaciones se transferirían sin dudas con un “usted” aplicado a las relaciones tal y como las mantenemos en español, conservando sólo del original la partícula “sensei”, ya que es la más conocida de las que hemos citado.

¿Y qué pasa en el caso contrario? Pues habrá que adaptarse al contexto, como es el caso del inglés. Si es una relación entre amigos, compañeros de trabajo, jefe-empleado, profesora-alumno… aquí será el traductor quien deba evaluar el tono a emplear, y si debe ir cambiándolo gradualmente a medida que pasa la obra o no. Un ejemplo: una empleada tiene un romance con su jefe. ¿Cuál es el trato que se dan en la oficina después de salir de la cama? ¿Mantienen la distancia para ocultar los hechos o cambian la forma de tratarse llamándose de “tú”?

A veces lo que parece más evidente a la hora de traducir no lo es tanto…

Fraseologismos

Programando el otro día una actividad para la Bienvenida de la Universidad estuvimos buscando refranes para usar en unos marca-páginas que tuvieran un equivalente en español pero visto desde una perspectiva diferente. Al final se optó por el original francés Loin des yeux, loin du coeur, y buscando los equivalentes en otras lenguas descubrimos lo siguiente:

Inglés: Out of sight, out of mind.

Alemán: Aus den Augen, aus dem Sinn.

Árabe:البعيد عن العين بعيد عن القلب

Italiano: Lontano dagli oggli, lontano dal cuore

Español: Ojos que no ven, corazón que no siente.

Resulta curioso, ¿no? Las lenguas que podríamos denominar germánicas (inglés y alemán) hacen el dicho con “fuera de la vista/de los ojos, fuera de la mente”, mientras que las lenguas románicas lo hacen con “lejos de los ojos, lejos del corazón”. En árabe se hace como en las lenguas románicas, y sería interesante saber si esto viene tal vez por influencia de la dominación francesa.

Ya podemos distinguir a primera vista una primera diferencia: las lenguas germánicas hablan de “estar fuera de la mente”, mientras las románicas emplean “estar fuera del corazón”. Este pequeño detalle deja entrever en cierto modo los diferentes puntos de vista que pueda tener cada cultura, que en este caso además coincide con una localización geográfica concreta: la mente al norte, y el corazón (el sentimiento, las entrañas, la pasión) al sur, algo, si nos fijamos, propio del pueblo Mediterráneo.

¿Y qué pasa con el español? ¿Es que tenemos siempre que complicarlo todo? Lo que en todas las lenguas comparadas se hace con un esquema sencillito, nosotros tenemos que elaborar el equivalente con verbos de sentido. Pero efectivamente, éste es nuestro equivalente en español para este fraseologismo, y ante estos casos habremos siempre de buscar el equivalente, si existe, y no traducirlo al pie de la letra. Éste era sencillo, pero los hay complicados y mucho además, sobre todo cuando son específicos de la cultura de origen. Pero a eso dedicaré otro post, que va para largo y es un tema muy interesante…

Traducir canciones… para ser cantadas

Cuántas veces hemos dicho: “¡Esta canción tiene una letra preciosa!” Y cuando la hemos intentado traducir al castellano hemos dicho: ¡¡Uf!! Qué bonito queda en inglés (o el idioma que sea) y qué raro/mal/feo  suena en español. Pues bien, traducir canciones por gusto es una cosa, y otra muy distinta es que nos hagan un encargo para traducir una canción para ser cantada en esa lengua de destino. No es un caso tan atípico, lo podemos encontrar con frecuencia, por ejemplo, en películas de dibujos animados (sólo tenemos que ver las películas de Disney, que se pasan la mitad del tiempo cantando).

Este tipo de encargos siempre supone un reto para el traductor porque no sólo hay que transmitir el mensaje, sino que dicho mensaje tiene que ir encajado en un ritmo, y además cuenta con unas rimas, una cadencia y una sonoridad, además del metro que se emplee. Se complica la cosa, ¿eh?

Vamos a poner un ejemplo con algo que conozcáis prácticamente todos y a raíz de lo cual se me ocurrió este post: “I just can’t stop loving you”, de Michael Jackson (DEP):

“I Just Can’t Stop Loving You”

[…]

Each Time The Wind Blows
I Hear Your Voice So
I Call Your Name . . .
Whispers At Morning
Our Love Is Dawning
Heaven’s Glad You Came . . .

You Know How I Feel
This Thing Can’t Go Wrong
I’m So Proud To Say
I Love You
Your Love’s Got Me High
I Long To Get By
This Time Is Forever
Love Is The Answer

I Hear Your Voice Now
You Are My Choice Now
The Love You Bring
Heaven’s In My Heart
At Your Call
I Hear Harps,
And Angels Sing

You Know How I Feel
This Thing Can’t Go Wrong
I Can’t Live My Life
Without You

I Just Can’t Hold On

I Feel We Belong

My Life Ain’t Worth Living
If I Can’t Be With You

I Just Can’t Stop Loving You
I Just Can’t Stop Loving You
And If I Stop . . .
Then Tell Me Just What
Will I Do

‘Cause I Just Can’t Stop
Loving You

Versión en español (cantada):

Como la brisa
Tu voz me acaricia
Y pregunto por ti

Cuando amanece
Tu amor aparece
Y me hace feliz

Me conoces bien
Y sabes también
Que nadie te querrá
Como yo

Tú me haces sentir
Deseos de vivir,
Junto a ti por siempre
Tu amor es mi suerte

Tu voz me llama
Tú eres quien gana
En mi corazón

Porque me has dado
Algo sagrado
Con tu pasión

Me conoces bien
Y sabes también
Que no puedo vivir sin tu amor

Y cuando no estás
No hay felicidad
Mi vida no es vida
Si tú te vas

Todo mi amor eres tú
Todo mi amor eres tú
Cuando no estás
No hay quien me dé lo
Que das tú
Pues todo mi amor eres tú

Como podéis ver, el mensaje viene a ser el mismo, pero cualquiera diría que se trata de la misma canción si no la escuchara con música. Vamos a analizar un poco más detenidamente (qué pena que en un blog no pueda hacer tablas…).

Rima:

la rima en inglés es a-a-b, en estrofas de 3 y 3 (Each time the wind blows /I hear your voice so/I call your name… || Whispers at morning/Our love is dawning/Heaven’s glad you came). Algunas partes parecen algo más anárquicas, como la que viene a continuación (You know how I feel/This thing can’t go wrong/I’m so proud to say/I love you), pero por la sonoridad que ofrece el inglés no “suena mal” al oído cuando lo escuchamos. En español se ha buscado mantener ese esquema y de hecho se ha conseguido (Como la brisa/Tu voz me acaricia/Y pregunto por ti), pero si nos fijamos, la parte de verso libre (por llamarlo de alguna manera) se ha transformado en español en un esquema a-a-b-c (Me conoces bien/Y sabes también/Que nadie te querrá/Como yo). ¿Por qué? Porque en español la disonancia queda mucho peor, los sonidos están más definidos (¿podríamos decir más bruscos?) y eso juega en nuestra contra en este tipo de traducciones.

Ritmo:

Otra de las malas jugadas que ofrece el español es que las palabras son más largas que en inglés y usan otro sistema de cómputo, por lo que tendremos que buscar palabras cortas que nos encajen en la música y cuya unión transmita el mismo mensaje. Es por ello que vemos que cambia la letra: Each time the wind blows, que compone un solo verso en inglés,  se convierte en español (traducido tal cual) en Cada vez que sopla el viento, 5 sílabas del inglés frente a 8 del español. Si decimos Cuando sopla el viento aún nos sobra una sílaba, pero sí que encaja en música. En Whispers at Morning/Our love is dawning/Heaven’s glad you came, si lo traducimos por (intento): Un susurro en la mañana/Nuestro amor amanece/Como alegría del cielo apareces, conseguimos  que rime, pero en un esquema inverso a-b-b, y además no nos cuadra ni por asomo…

Y vistas las circunstancias y el resultado final, cabría preguntarse: ¿podemos hablar de traducción o deberíamos hablar de adaptación?