• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a 8.703 seguidores más

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

Huellas… ¿digitales?

Anoche estaba viendo la película Superdetective en Hollywood 3. Todo iba bien hasta que, ya hacia el final de la película, el malo dispara a Tío Dave, le ofrece la pistola al detective Alex Foley (quien se niega a cogerla) y le dice: «¿Qué te pasa? ¿Tienes miedo a dejar tus huellas digitales?»

El diccionario de María Moliner define como iguales «huellas dactilares» y «huellas digitales», supongo que debido al origen latino de la palabra «dígito», dedo.  Sin embargo, hoy día se considera «digital» todo aquello que esté pasado por un ordenador y transformado en una serie de ceros y unos (la acepción de «número» por el tema de contar con los dedos  ha ganado la partida a la acepción de «dedo»).

Este es un claro ejemplo de la continua lucha de palabras latinas y griegas que, con el mismo significado,  se han conservado en la lengua española y han terminado predominando unas sobre otras. En este caso,  «dáctilo» ha mantenido su significado como «dedo», mientras que «dígito» ha cambiado su significado a «número» y se emplea también para todo lo tecnológico (como he dicho antes, por el código binario de ceros y unos que usan las máquinas para funcionar), y todos sus derivados (digital, digitalizado, etc.) tienen que ver con la tecnología: cámara digital, digitalizar archivos, archivos en formato digital, etc.

Por este motivo creo que a las huellas de los dedos (crestas capilares) no se les debe llamar huellas digitales (a no ser que estén consultando los archivos del ordenador, entonces sí que están digitalizadas). Tal y como señalan los diccionarios, etimológicamente es correcto, pero en mi opinión la palabra «dígito» ha tomado una especialización que la aleja de su significado original y por ello habría que hacer una distinción sobre el uso de ambas acepciones.