• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a 8.703 seguidores más

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

The Sandman, errores de traducción

Creo recordar que ya adelanté en otro post que me metería un poco con la traducción de The Sandman hecha por Ernest Riera. Tengo que reconocer que cuando empecé a leerla me pareció una buena traducción, hasta que decidí buscar algo de información sobre el traductor (que me costó, porque en la edición de Planeta ni lo mencionan) y encontré algunas críticas hacia él tachándolo de «literal» y acusándolo de calcar del catalán. A partir de ahí empecé a fijarme con más detalle y sí, ciertamente, vi algunas cosas que me dolieron bastante. Esta lista corresponde sólo a los 5 últimos tomos editados por Norma Editorial, no cuento los fallos de calco de estructura sintáctica porque entonces la lista engorda un pelín. Allá vamos con las cosas que no se deben hacer en una traducción:

TOMO 6 (Fábulas y reflejos)

  • Ramadan: «Me parece una ciudad remarcable» (de remarkable). Esta me dolió en el alma, por favor, tenemos en castellano impresionante, excepcional, extraordinario… este calco fue como una patada en los ovarios cuando lo leí.

TOMO 8 (El fin de los mundos)

  • Cap. «El chico de oro», pag. 18: fue muerto. ¡AGH! Fue asesinado, lo mataron, ¡¡pero no fue muerto!!

TOMO 9 (Las Benévolas)

  • cap. 3, pág.7: … Por un tiempo pensé que la vida no era nada más que pelear, comer y joder. (Esto lo enlazo con mi anterior post sobre las traducciones de elementos sexuales). ¿De verdad alguien utiliza la palabra «joder» como sinónimo de mantener una relación sexual? Lo dudo mucho… en inglés usan fuck para todo, pero en español el uso de «joder» con ese significado es un calco como una catedral.
  • cap.3, pág.20: … revista «Gente.» Estoy casi segura de que se refiere a la archiconocida a revista People, en cuyo caso no creo que haga falta traducirlo.
  • cap.4, pág.5: Hey. Las onomatopeyas se traducen. El famoso «hey» suele equivaler en español a un «eh» o a «oye», dependiendo del contexto. Yo al menos no voy diciendo «hey» a la gente por la calle cuando quiero llamar la atención…
  • cap.4, pág.12: jodíamos como conejos. . Ya lo he comentado antes, sólo por mostrar que no queda natural.
  • cap.4, pág.15: telefonear. Hombre, yo suelo utilizar «llamar por teléfono». Ya sé que hay que ahorrar espacio en las viñetas, pero me suena a calco totalmente -_-.
  • cap.4, pág.16: Sabíamos que sería un problema, que fuera mortal. Sólo un ejemplo de calco estructural, en español no se puede partir una subordinada con una coma de esa manera.
  • cap.6, pág. 21: El muñeco original… fue perdido. ¡AGH! Otro calco estructural del tipo fue muerto. Por favor, existen las pasivas reflejas con «se» (se perdió). No calquéis las pasivas del inglés.

TOMO 10 (El velatorio)

  • Cap.2, pág.8: (el cuervo a Marvin): Jódete. Por el contexto deduzco que es fuck you en original, por lo que `yo lo traduciría como «que te den», y no jódete, que es diferente.
  • Cap.4 pág.20: Rehace tu vida (hablando en segunda persona). Rehaz (tú).
  • Último capítulo: (un gato muerde en la mano a un personaje) ¡Hai!. Esta es gorda, la típica que nos aprendemos de chiquititos de: «diferencia entre los homófonos hay, ahí y ay«… Fallo gordo, cuando es onomatopeya es ay, sin lugar a confusión.
  • (Shakespeare a su mujer): ¡Jah! Otra onomatopeya, en castellano es sin hache al final: ¡Ja!
  • Otra que detecté y no apunté dónde fue: Buen día (saludando a otro personaje). Calco del catalán bon día. En español lo decimos en plural, buenos días.

Estas son algunas, cuando me relea los primeros 5 tomos seguiré anotando fallitos, lo mismo cae otro post dedicado a esto… =P

¿Y ahora qué leo?

Si ya no sabéis cuál va a ser vuestro próximo libro compañero de sueños y de tardes o de viajes, no pensáis leeros el Ulysses de James Joyce porque os parece excesivo y ya habéis sufrido la horrible escritura de Dan Brown, os voy a recomendar un autor que puede que os impacte: Neil Gaiman.

Neil Gaiman es un autor británico que escribe absolutamente de todo, desde cómics hasta teatro pasando por libros, letras de canciones e incluso audio para escuchar las historias narradas y películas, entre ellas cuentan Beowulf, Stardust y Neverwhere.

Su obra maestra es sin duda alguna The Sandman (que al fin conseguí los 5 tomos que me faltaban en formato Norma Editorial en la feria del libro, yujuuu! – maldito formato de Planeta DeAgostini que se dejaron la colección a medias ¬¬), cómic rey de las interrelaciones más escalofriantes que os podáis imaginar: mitología existente de todos los puntos del mundo, leyendas, historias fantásticas, referencias a otras obras y personajes históricos y bíblicos, lo que queráis y más lo vais a encontrar en esta obra, compuesta por 10 volúmenes en el formato original de Norma Editorial y algún libro extra.

Os cuento un poco de lo que va: 7 hermanos llamados los Eternos. No, no son dioses ni semidioses. Están por encima de ellos, siempre han existido, Deseo y Desespero (gemelos), Destino, Destrucción, Muerte, Sueño, Delirio (que antes fue Delicia). Si ponemos los nombres en inglés, todos empiezan por D, pero por desgracia la traducción es lo que tiene. El protagonista es Sueño (también conocido como Morfeo). Durante los 10 volúmenes se suceden un compendio de varias historias, algunas se irán retomando conforme pasen los tomos, otras se irán referenciando, y podremos ver escenarios como el Infierno, Asgard, Alfheim o los diferentes reinos de los Eterno en el mundo ficticio mezclado con historias que ocurren en el mundo moderno (Estados Unidos e Inglaterra) y en el pasado (China, Rusia, África).

A mí no me salen las palabras para explicar la inmensidad de la obra, pero si conseguís el primer tomo, os gusta la mitología y el cómic, os lo recomiendo vivamente, aunque tengo que reconocer que me estoy leyendo la traducción española porque la original me sale por una pasta (gastos de envío, que me cuestan más que el propio libro si me descuido). Algún día lo mismo me la puedo comprar…
La traducción al español es de Ernest Riera. He de reconocer que su trabajo me parece bastante bueno en general, aunque he visto alguna pifia tipo calco que me dolió bastante. Eso sí, ya me lo leeré con tiempo y prestando mucha más atención y le dedicaré sólo un post a la traducción de esta obra…

Si queréis saber más de este autor, echadle un vistazo a su blog oficial: http://journal.neilgaiman.com/