• La autora

    Mi nombre es Eva María Martínez. Licenciada en TeI por la UMU en 2009, he trabajado como in-house durante más de 3 años y he dedicado otros cuantos al fansubbing. En la actualidad soy traductora autónoma y coordinadora de la Revista Traditori.

  • ¡Sígueme en Facebook!

  • ¡Sígueme en Twitter!

  • RSS RSS Feed

  • ¿Te ha gustado el blog? ¿Quieres estar atento a las próximas entradas? Entonces introduce aquí tu dirección de correo electrónico y haz clic en «¡Me apunto!». ¡Fácil y rápido!

    Únete a 8.703 seguidores más

  • Coordinadora de la…

    Revista Traditori
  • ¡Los traductores NO trabajamos por cacahuetes!

    Join the No Peanuts! Movement
  • Archivos

  • Busca las entradas por categorías

  • Meta

Resultados de la encuesta

Bueno, esta es otra de las entradas que tenía pendientes desde hacía tiempo: la publicación de los resultados de la encuesta que tengo colgada en el lateral del blog (acompañada por supuesto de su debida reflexión).

Estos son los resultados:

Resultados de la encuesta sobre poesía

No deja de resultar curioso que, con 59 votos, los resultados estén bastante igualados, y que la opción que despunta sea la de que la poesía no debería traducirse. Y esto me lleva a hacerme las siguientes preguntas: ¿Deberíamos entonces extender esto a las novelas y otras obras literarias? ¿Deberíamos asimismo extenderlo a los medios audiovisuales, series, dibujos animados, películas, etc., ya que al traducirlos estamos perdiendo parte de su «esencia» original? ¿Debemos privar entonces a aquellos que no tienen posibilidad de acceder a la lengua original de la lectura o la visualización de estas obras? ¿Y qué pasaría entonces con la difusión de obras en lenguas poco comunes, como las lenguas del Este y del Norte de Europa? ¿O como el árabe, el hebreo, el chino, el japonés con sus haiku…? Y luego el cómo hacerlo, retomando la poesía. ¿Debe el traductor adaptar el texto a la normativa española y cambiar la estructura de los versos y sus rimas? ¿Debe, por el contrario, mantener la forma original aunque ello no exista en español, y exponerse por tanto a desconcertar al lector amante de la poesía que desconozca la normativa que rige el texto original? Pero si lo adapta, ¿no dejará descontento con ello a aquellos que conozcan la normativa original y consideren una aberración la transformación de los versos?

¿Con qué opción os quedaríais vosotros?

Y para terminar, anuncio que publico una nueva encuesta: ¿sustituirán los traductores automáticos a los traductores de carne y hueso? Ahí dejo la pregunta.

Traducir canciones… para ser cantadas

Cuántas veces hemos dicho: «¡Esta canción tiene una letra preciosa!» Y cuando la hemos intentado traducir al castellano hemos dicho: ¡¡Uf!! Qué bonito queda en inglés (o el idioma que sea) y qué raro/mal/feo  suena en español. Pues bien, traducir canciones por gusto es una cosa, y otra muy distinta es que nos hagan un encargo para traducir una canción para ser cantada en esa lengua de destino. No es un caso tan atípico, lo podemos encontrar con frecuencia, por ejemplo, en películas de dibujos animados (sólo tenemos que ver las películas de Disney, que se pasan la mitad del tiempo cantando).

Este tipo de encargos siempre supone un reto para el traductor porque no sólo hay que transmitir el mensaje, sino que dicho mensaje tiene que ir encajado en un ritmo, y además cuenta con unas rimas, una cadencia y una sonoridad, además del metro que se emplee. Se complica la cosa, ¿eh?

Vamos a poner un ejemplo con algo que conozcáis prácticamente todos y a raíz de lo cual se me ocurrió este post: «I just can’t stop loving you», de Michael Jackson (DEP):

«I Just Can’t Stop Loving You»

[…]

Each Time The Wind Blows
I Hear Your Voice So
I Call Your Name . . .
Whispers At Morning
Our Love Is Dawning
Heaven’s Glad You Came . . .

You Know How I Feel
This Thing Can’t Go Wrong
I’m So Proud To Say
I Love You
Your Love’s Got Me High
I Long To Get By
This Time Is Forever
Love Is The Answer

I Hear Your Voice Now
You Are My Choice Now
The Love You Bring
Heaven’s In My Heart
At Your Call
I Hear Harps,
And Angels Sing

You Know How I Feel
This Thing Can’t Go Wrong
I Can’t Live My Life
Without You

I Just Can’t Hold On

I Feel We Belong

My Life Ain’t Worth Living
If I Can’t Be With You

I Just Can’t Stop Loving You
I Just Can’t Stop Loving You
And If I Stop . . .
Then Tell Me Just What
Will I Do

‘Cause I Just Can’t Stop
Loving You

Versión en español (cantada):

Como la brisa
Tu voz me acaricia
Y pregunto por ti

Cuando amanece
Tu amor aparece
Y me hace feliz

Me conoces bien
Y sabes también
Que nadie te querrá
Como yo

Tú me haces sentir
Deseos de vivir,
Junto a ti por siempre
Tu amor es mi suerte

Tu voz me llama
Tú eres quien gana
En mi corazón

Porque me has dado
Algo sagrado
Con tu pasión

Me conoces bien
Y sabes también
Que no puedo vivir sin tu amor

Y cuando no estás
No hay felicidad
Mi vida no es vida
Si tú te vas

Todo mi amor eres tú
Todo mi amor eres tú
Cuando no estás
No hay quien me dé lo
Que das tú
Pues todo mi amor eres tú

Como podéis ver, el mensaje viene a ser el mismo, pero cualquiera diría que se trata de la misma canción si no la escuchara con música. Vamos a analizar un poco más detenidamente (qué pena que en un blog no pueda hacer tablas…).

Rima:

la rima en inglés es a-a-b, en estrofas de 3 y 3 (Each time the wind blows /I hear your voice so/I call your name… || Whispers at morning/Our love is dawning/Heaven’s glad you came). Algunas partes parecen algo más anárquicas, como la que viene a continuación (You know how I feel/This thing can’t go wrong/I’m so proud to say/I love you), pero por la sonoridad que ofrece el inglés no «suena mal» al oído cuando lo escuchamos. En español se ha buscado mantener ese esquema y de hecho se ha conseguido (Como la brisa/Tu voz me acaricia/Y pregunto por ti), pero si nos fijamos, la parte de verso libre (por llamarlo de alguna manera) se ha transformado en español en un esquema a-a-b-c (Me conoces bien/Y sabes también/Que nadie te querrá/Como yo). ¿Por qué? Porque en español la disonancia queda mucho peor, los sonidos están más definidos (¿podríamos decir más bruscos?) y eso juega en nuestra contra en este tipo de traducciones.

Ritmo:

Otra de las malas jugadas que ofrece el español es que las palabras son más largas que en inglés y usan otro sistema de cómputo, por lo que tendremos que buscar palabras cortas que nos encajen en la música y cuya unión transmita el mismo mensaje. Es por ello que vemos que cambia la letra: Each time the wind blows, que compone un solo verso en inglés,  se convierte en español (traducido tal cual) en Cada vez que sopla el viento, 5 sílabas del inglés frente a 8 del español. Si decimos Cuando sopla el viento aún nos sobra una sílaba, pero sí que encaja en música. En Whispers at Morning/Our love is dawning/Heaven’s glad you came, si lo traducimos por (intento): Un susurro en la mañana/Nuestro amor amanece/Como alegría del cielo apareces, conseguimos  que rime, pero en un esquema inverso a-b-b, y además no nos cuadra ni por asomo…

Y vistas las circunstancias y el resultado final, cabría preguntarse: ¿podemos hablar de traducción o deberíamos hablar de adaptación?

Poesías… ¿originales?

Os animo a que los que leéis este blog votéis en la encuesta de la barra lateral si pensáis que es posible traducir poesía o no.

El otro día, el profesor Esteban Torre de la Universidad de Sevilla nos dio a los alumnos de 4º de TeI de la Universidad de Murcia una interesante conferencia sobre la traducción de la poesía, algo a lo que personalmente no me dedicaría en la vida porque no tengo sensibilidad para ello. Resultó gracioso saber que poemas que pensamos que son originales de algunos autores resultaban traducciones/copias de poemas de autores que los habían escrito en otro idioma. Como ejemplo tenemos a Quevedo, que copió-tradujo (¿cuál sería el término compuesto para algo así?) un poema de Luís de Camões. Os lo demuestro:

Francisco de Quevedo:

Es yelo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado;

es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado;

es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo;
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño amor, éste su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Luís de Camões:

Amor é un fogo que arde sem se ver;
É ferida que dói e não se sente;
É um contentamento descontente;
É dor que desatina sem doer;

É um não querer mais que bem-querer;
É solitario andar por entre a gente;
É nunca contentar-se de contente;
É cuidar que se gagna em se perder;

É um estar-se preso por vontade;
É servir a quem vence o vencedor;
É ter com quem nos mata lealtade.

Mas como causar pode o seu favor
Nos mortais corações conformidade,
Sendo a si tão contário o mesmo Amor?

Como veis, los versos que están en cursiva son copia-traducción exacta del original, y Quevedo ha ido traduciendo y adaptando en cada verso el número de sílabas, las rimas y las figuras estilísticas para que quedara un poema en español en condiciones. Un trabajo impecable e impresionante. ¿Qué cómo sé que el de Quevedo es la traducción y no al revés? Pues porque Quevedo nació en 1580 y Camões murió en 1581 =).

Pero no os penséis que esto es una excepción: hay más de un poema en estas condiciones. Por ejemplo, Joachim du Bellay tradujo un poema de Janus Vitalis del latín al francés, y luego Quevedo traduciría la traducción francesa al español (du Bellay falleció en 1560). En la misma línea, Edmund Spenser y Ezra Pound tomarían la versión francesa para hacer una traducción, prácticamente palabra por palabra, de la traducción francesa de du Bellay. Es la ventaja que tienen los idiomas de palabras cortas a la hora de hacer los versos, que tienen que hacer menos malabares.

Interesante, ¿no?